Articles of Interest

Home | Mises Library | La acción humana: un resumen capítulo por capítulo

La acción humana: un resumen capítulo por capítulo

Tags Teoría PolíticaPraxeología

10/04/2018Martin Stefunko

Teaser: Si leer La Acción Humana es demasiado intimidante, lea este resumen capítulo por capítulo de uno de los mejores...

Introducción

La economía es la más joven de todas las ciencias. Pero abrió a la ciencia humana un dominio antes inaccesible y nunca antes pensado: la regularidad en la secuencia y la interdependencia de los fenómenos del mercado.

La investigación científica económica se basa en la uniformidad e inmutabilidad de la estructura lógica de la mente humana. Por lo tanto, puede lograr resultados válidos para todas las épocas, razas y clases sociales.

La teoría de la cataláctica (la ciencia de los intercambios) debe construirse sobre los cimientos sólidos de la teoría general de la acción humana, la praxeología.

La teoría económica obviamente no es perfecta. Pero el aumento de la riqueza y el bienestar solo era factible a través de la búsqueda de aquellas políticas liberales que eran la aplicación práctica de las enseñanzas de la economía.

I. EL HOMBRE QUE ACTÚA

La acción humana es un comportamiento intencional, es decir, el ajuste consciente a los estímulos y las condiciones de su entorno. Está en marcado contraste con el comportamiento inconsciente: los reflejos y las respuestas involuntarias de las células y los nervios del cuerpo a los estímulos.

Hay tres requisitos previos de la acción humana: inquietud, la imagen de un estado más satisfactorio y la expectativa de que el comportamiento intencional tiene el poder de eliminar o al menos aliviar la inquietud sentida. Sin estas condiciones, ninguna acción humana es factible.

Los juicios de valor concretos y las acciones humanas definidas no están abiertos a un análisis más profundo. Ellos son el determinado final.

La acción humana es necesariamente siempre racional. Lo opuesto a la acción no es un comportamiento irracional, sino una respuesta reactiva que no puede ser controlada por la voluntad de la persona interesada. Debido a que la praxeología es subjetivista (toma los juicios de valor del hombre actuante como datos finales), es universalmente válida (objetivo).

En un mundo sin causalidad y regularidad de los fenómenos, no habría campo para el razonamiento humano y la acción humana. Pensar y actuar son los rasgos humanos específicos del hombre. Hay una sola lógica que es inteligible para la mente humana, y hay un solo modo de acción que es comprensible para la mente humana. El único método adecuado para estudiar las condiciones de nuestro entorno no humano lo proporciona la categoría de causalidad. Para la comprensión de la acción hay cognición y análisis de nuestra propia conducta intencional.

II. LOS PROBLEMAS EPISTEMOLÓGICOS DE LAS CIENCIAS DE LA ACCIÓN HUMANA

Hay dos ramas principales de las ciencias de la acción humana: la praxeología y la historia. El tema de todas las ciencias históricas es el pasado. El estudio de la historia hace que un hombre sea sabio y juicioso. Las ciencias naturales también se ocupan de acontecimientos pasados. Cada experiencia es una experiencia de algo que ya pasó, no hay experiencia de acontecimientos futuros. Pero la experiencia con la que deben lidiar las ciencias de la acción humana es siempre una experiencia de fenómenos complejos. No se pueden realizar experimentos de laboratorio con respecto a la acción humana. Los postulados del positivismo y las escuelas afines de la metafísica son, por lo tanto, ilusorios. Ni la verificación experimental ni la falsificación experimental de una proposición general son posibles en este campo. La praxeología es una ciencia teórica y sistemática, no histórica. Su conocimiento es puramente formal y general, sin hacer referencia al contenido material ni a las características particulares del caso real. Su objetivo es el conocimiento válido para todos los casos en que las condiciones se correspondan exactamente con las implicadas en sus suposiciones e inferencias.

No hay duda de que el empirismo y el pragmatismo tienen razón en la medida en que simplemente describen los procedimientos de las ciencias naturales. Pero no es menos cierto que están completamente equivocados en sus esfuerzos por rechazar cualquier tipo de conocimiento a priori y por caracterizar la lógica, las matemáticas y la praxeología como disciplinas empíricas y experimentales. El problema de lo a priori no trata el problema de cómo han surgido la conciencia y la razón. Se refiere al carácter esencial y necesario de la estructura lógica de la mente humana. Las relaciones lógicas fundamentales no están sujetas a prueba o refutación. Es imposible explicárselo a un ser que no los poseería por su propia cuenta. El estado presente del universo es el producto de su pasado. Y la categoría de acción es lógicamente antecedente de cualquier acto concreto.

No podemos pensar en un mundo sin causalidad y teleología. El conocimiento humano está condicionado por la estructura de la mente humana. El contenido de los pensamientos del hombre primitivo difiere del contenido de nuestros pensamientos, pero la estructura formal y lógica es común a ambos. La estructura lógica de la mente es uniforme con todos los hombres de todas las razas, edades y países.

El razonamiento apriorístico es puramente conceptual y deductivo. Todas sus implicaciones se derivan lógicamente de las premisas y ya estaban contenidas en ellas. Pero la cognición del razonamiento puramente deductivo también es creativa y abre el acceso de nuestra mente a esferas previamente prohibidas. Sin la teoría, la ciencia apriorística general de la acción humana, no hay comprensión de la realidad de la acción humana. No hay acción en la que las categorías praxeológicas no aparezcan completa y perfectamente. La experiencia con respecto a la acción humana difiere de la relativa a los fenómenos naturales en que requiere y presupone un conocimiento praxeológico. Es por esto que los métodos de las ciencias naturales no son apropiados para el estudio de la praxeología, la economía y la historia. No sostenemos que la ciencia teórica de la acción humana deba ser apriorística, sino que es y siempre ha sido así. La experiencia de un fenómeno complejo, y no hay otra experiencia en el ámbito de la acción humana, siempre puede interpretarse sobre la base de diversas teorías antitéticas.

La praxeología se ocupa de las acciones de hombres individuales. Todas las acciones son realizadas por individuos. Un colectivo opera siempre a través del intermediario de uno o varios individuos cuyas acciones están relacionadas con el colectivo como fuente secundaria. La vida de un colectivo se vive en las acciones de los individuos que constituyen su cuerpo. Así, el camino hacia un conocimiento de los conjuntos colectivos es a través del análisis de las acciones de los individuos. Aquellos que quieren iniciar el estudio de la acción humana desde las unidades colectivas encuentran un obstáculo insuperable en el hecho de que un individuo al mismo tiempo puede pertenecer a varias entidades colectivas. Los problemas planteados por la multiplicidad de unidades sociales coexistentes y su antagonismo mutuo solo pueden resolverse mediante el individualismo metodológico.

El Ego es la unidad del ser que actúa. Es indiscutiblemente dado y no puede ser disuelto o evocado por ningún razonamiento o objeción. El Nosotros es siempre el resultado de un resumen que reúne dos o más Egos. Siempre son los solos individuos quienes dicen Nosotros.

La praxeología no trata con acciones concretas que un hombre definido ha realizado en una fecha definida y en un lugar definido, sino solo con lo que es necesario y universal en su desempeño. El universalismo, el colectivismo y el realismo conceptual solo ven a todos y universales. Por lo tanto, nunca encuentran soluciones, sino antinomias y solo paradojas. La instancia más conocida es la paradoja del valor.

El contenido de la acción humana (los fines que se persiguen y los medios elegidos y aplicados para alcanzar estos fines) está determinado por las cualidades personales de cada hombre que actúa. La herencia y el entorno dirigen las acciones de un hombre. Vive no simplemente como hombre en abstracto. Tan pronto como descubre que la búsqueda del camino habitual puede obstaculizar el logro de fines considerados como más deseables, cambia su actitud.

El estudio de todos los datos de la experiencia sobre la acción humana es el alcance de la historia que debe ser wertfrei (neutral con respecto a todos los juicios de valor). Este postulado de Wertfreiheit se puede satisfacer fácilmente en el campo de la ciencia-lógica apriorística, las matemáticas y la praxeología, y en el campo de las ciencias naturales experimentales. Pero la historia nunca puede ser otra cosa que la distorsión de los hechos. La historia económica es posible solo porque existe una teoría económica capaz de arrojar luz sobre las acciones económicas. Si no existiera una teoría económica, los informes sobre hechos económicos no serían más que una recopilación de datos no relacionados abiertos a cualquier interpretación arbitraria.

Las ciencias de la acción humana son la comprensión del significado y la relevancia de la acción humana. Aplican para este propósito dos procedimientos epistemológicos diferentes: concepción y comprensión. La concepción es la herramienta mental de la praxeología, la comprensión es la herramienta mental específica de la historia. En el ámbito de los eventos físicos y químicos existen relaciones constantes entre magnitudes, y el hombre es capaz de descubrir estas constantes con un grado razonable de precisión por medio de experimentos de laboratorio. No existen tales relaciones constantes en el campo de la acción humana. No podemos sustituir "economía cuantitativa" por "economía cualitativa". No hay relaciones constantes y, en consecuencia, no es posible realizar mediciones. Diferentes individuos valoran las mismas cosas de una manera diferente, y las valoraciones cambian con los mismos individuos con condiciones cambiantes.

Todo el mundo usa la comprensión para lidiar con la incertidumbre de los eventos futuros a los que debe ajustar su propia acción. La acción necesariamente siempre apunta a futuras condiciones inciertas y, por tanto, siempre es especulación.

La historia trata de eventos únicos e irrepetibles, con el flujo irreversible de los asuntos humanos. Los tipos ideales son las nociones específicas empleadas en la investigación histórica y en la representación de sus resultados. El tipo ideal no tiene nada que ver con medias y promedios estadísticos. El tipo ideal es siempre la representación de fenómenos complejos de la realidad, ya sea de hombres, de instituciones o de ideologías, por lo que el Homo oeconomicus no es un tipo ideal.

Todo lo que se necesita para la deducción de todos los teoremas praxeológicos es el conocimiento de la esencia de la acción humana. Al igual que la lógica y las matemáticas, el conocimiento praxeológico está en nosotros. El fin de la ciencia es conocer la realidad. Por lo tanto, la praxeología restringe sus investigaciones al estudio de actuar en las condiciones y presuposiciones que se dan en la realidad. Todos los teoremas de la economía son necesariamente válidos en todos los casos en que se dan todas las suposiciones presupuestas. Por supuesto, no tienen importancia práctica en situaciones donde estas condiciones no se establecen. La praxeología, y en consecuencia la economía también, es un sistema deductivo. Ningún teorema económico puede considerarse sólido si no está sólidamente sujeto a este fundamento por una cadena de razonamiento irrefutable.

III. LA ECONOMÍA Y LA REVOLUCIÓN CONTRA LA RAZÓN

Los economistas habían demolido por completo todos los esquemas socialistas producidos hasta su época. Por lo tanto, solo un camino podría sacar a los socialistas de este punto muerto. Podrían atacar la lógica y la razón y sustituir la intuición mística por la raciocinación. Marx había afirmado que la razón humana es constitucionalmente inadecuada para encontrar la verdad. La estructura lógica de la mente es diferente con varias clases sociales. La esencia de la filosofía marxiana es esta: tenemos razón porque somos los portavoces de la clase proletaria en ascenso.

Es diferente con el polilogismo de los racistas. Los racistas afirman que existe entre las distintas razas una diferencia en la estructura lógica de la mente.

Pero las categorías de pensamiento y acción humanos no son productos arbitrarios de la mente humana ni las convenciones. Son hechos biológicos y tienen una función definida en la vida y en la realidad.

Por lo tanto, la afirmación de que los intereses de todos los proletarios requieren uniformemente la sustitución del socialismo por el capitalismo es un postulado arbitrario de Marx y de los demás socialistas.

Algunos partidarios de los principios del marxismo y el racismo están listos para admitir que la estructura lógica de la mente es uniforme para todas las razas, naciones y clases. Dicen que la comprensión histórica, la empatía estética y los juicios de valor están condicionados por los antecedentes de un hombre.

Pero una teoría es correcta o incorrecta. Nunca puede ser válido para un burgués o un estadounidense si no es válido para un proletario o un chino.

IV. UN PRIMER ANÁLISIS DE LA CATEGORÍA DE LA ACCIÓN

El fin, la meta o el objetivo de cualquier acción es siempre el alivio de una inquietud sentida. Un medio es lo que sirve para alcanzar cualquier fin, meta u objetivo. En este universo solo existen las cosas. Una cosa se convierte en un medio cuando la razón humana planea emplearla para alcanzar algún fin y la acción humana realmente la emplea para este propósito. La economía no se trata de cosas y objetos materiales tangibles, se trata de hombres, sus significados y acciones. Si los medios no fueran escasos, no habría ninguna acción con respecto a ellos. Los bienes económicos que se ajustan para satisfacer directamente las necesidades humanas se denominan bienes de consumo. Los medios que pueden satisfacer deseos solo indirectamente se llaman bienes de los productores. Los bienes de los productores que están más cerca de la producción de un bien de consumo se clasifican en el segundo orden, y en consecuencia los que se utilizan para la producción de bienes del segundo orden en el tercer orden y así sucesivamente. El propósito de tal arreglo de bienes en órdenes es proporcionar una base para la teoría del valor y los precios de los factores de producción. La primera y última valoración de las cosas externas se refiere solo a los bienes de los consumidores. Todas las demás cosas se valoran de acuerdo con el papel que desempeñan en la producción de bienes de consumo.

Estas escalas no son más que un instrumento para la interpretación de la actuación de un hombre. El valor no es intrínseco. Se refleja en la conducta humana. No queda espacio en el campo de la economía para una escala de necesidades diferente de la escala de valores reflejada en el comportamiento real del hombre.

La acción es un intento de sustituir un estado de cosas más satisfactorio por uno menos satisfactorio, es decir, el intercambio. La diferencia entre el valor del precio pagado (los costos incurridos) y el del objetivo alcanzado se denomina ganancia. El beneficio es puramente subjetivo y ordinal. Por lo tanto cualquier cálculo de valores es imposible.

V. TIEMPO

Los conceptos de cambio y de tiempo están inseparablemente unidos. La razón humana es incluso incapaz de concebir ideas de existencia atemporal y de acción atemporal. El sistema praxeológico implica las categorías tanto de tiempo como de causalidad.

El hombre se vuelve consciente del tiempo cuando planea convertir un estado presente menos satisfactorio en un estado futuro más satisfactorio.

El tiempo del hombre es escaso. Debe economizarlo como lo hace con otros factores escasos. La economización del tiempo es independiente de la economización de los bienes y servicios económicos.

Dos acciones de un individuo nunca son sincrónicas. Se suceden unos a otros. Los juicios de valor no son inmutables y, por lo tanto, una escala de valor, que se abstrae de varias acciones, necesariamente no síncronas, de un individuo, puede ser autocontradictoria.

VI. INCERTIDUMBRE

Para el hombre que actúa, el futuro está oculto. Si el hombre supiera el futuro, no tendría que elegir y no actuaría. Sería como un autómata, reaccionando a los estímulos sin voluntad propia. Lo más que se puede lograr con respecto a la realidad es la probabilidad.

Hay dos instancias de probabilidad completamente diferentes. Podemos llamarlos probabilidad de clase (probabilidad de frecuencia) y probabilidad de caso (la comprensión específica de las ciencias de la acción humana).

Probabilidad de clase significa: Sabemos o asumimos que sabemos, con respecto al problema en cuestión, todo sobre el comportamiento de toda una clase de eventos o fenómenos, pero sobre los eventos o fenómenos singulares reales no sabemos nada, pero son elementos de esta clase. .

Probabilidad de caso significa: Sabemos, con respecto a un evento en particular, algunos de los factores que determinan su resultado, pero hay otros factores determinantes sobre los cuales no sabemos nada. La probabilidad del caso no está abierta a ningún tipo de evaluación numérica.

El conocimiento prexológico permite predecir el resultado de varios modos de acción. Pero nunca puede implicar nada con respecto a cuestiones cuantitativas.

VII. ACCIÓN DENTRO DEL MUNDO

La acción no asigna el mismo valor a las diversas partes de un suministro de medios homogéneos. Cada porción se valora por separado. Lo que cuenta siempre y solo al valorar un compuesto de varias unidades es la utilidad de este compuesto en su totalidad, es decir, el incremento en el bienestar depende de él. La noción praxeológica de utilidad (valor de uso subjetivo en la terminología de los primeros economistas austriacos) debe distinguirse claramente de la noción tecnológica de utilidad (valor de uso objetivo en la terminología de los mismos economistas). La acción no mide la utilidad o el valor, elige entre alternativas. No existe tal cosa como un cálculo de valores. El hombre decide sobre la base de la utilidad marginal. La utilidad marginal es la utilidad derivada del empleo menos urgente de una unidad de un suministro homogéneo.

La ley de rendimientos (popularmente llamada ley de los rendimientos decrecientes) afirma que para la combinación de bienes económicos de los órdenes superiores (factores de producción) existe un óptimo. Si uno se desvía de este óptimo al aumentar la entrada de solo uno de los factores, la salida física no aumenta en absoluto o al menos no en la relación de la entrada aumentada. Si el efecto provocado por uno de los factores complementarios es indivisible, el óptimo es la única combinación que resulta en el resultado deseado.

El empleo de las funciones y manifestaciones fisiológicas de la vida humana como medio se denomina trabajo. El trabajo es un medio, no un fin en sí mismo. Las personas trabajan solo cuando valoran el retorno del trabajo por encima de la disminución de la satisfacción provocada por la reducción del tiempo libre. Trabajar implica desutilidad. El trabajo es el más escaso de todos los medios de producción primarios porque en este sentido restringido no es específico y porque toda variedad de producción requiere el gasto de mano de obra. Sólo puede haber abundancia en segmentos del mercado laboral.

Cada producto es el resultado del empleo tanto de mano de obra como de factores materiales. El hombre economiza tanto los factores laborales como los materiales. El trabajo gratifica al ejecutante. Por un lado, en la consecución del producto (mano de obra inmediatamente gratificante) y, por otra parte, en la satisfacción que el mismo desempeño le otorga al trabajador (mano de obra gratificante de inmediato).

La producción no es un acto de creación. Es una transformación de elementos dados a través de la disposición y combinación. Es el método que el hombre, dirigido por la razón, emplea para la mejor eliminación posible de la inquietud.

VIII. LA SOCIEDAD HUMANA

El complejo total de las relaciones mutuas creadas por acciones concertadas se llama sociedad. Es el resultado de una utilización intencional de la mayor productividad de la división del trabajo.

La sociedad no es una entidad que vive su propia vida, independiente y separada de las vidas de los diversos individuos, actuando en su propio nombre y apuntando a sus propios fines que son diferentes de los fines buscados por los individuos.

El individualismo es una filosofía de la cooperación social y la intensificación progresiva del nexo social. Por otro lado, la aplicación de las ideas básicas del colectivismo no puede dar como resultado nada más que la desintegración social y la perpetuación del conflicto armado.

El liberalismo es una doctrina política. Es una aplicación de las teorías desarrolladas por la praxeología y especialmente por la economía a problemas definidos de acción humana dentro de la sociedad. Sostiene que es posible convencer a la inmensa mayoría de que la cooperación pacífica en el marco de la sociedad sirve mejor a sus intereses correctamente entendidos que a la lucha mutua y la desintegración social.

La acción cooperativa es más eficiente que la acción aislada de individuos autosuficientes. La división del trabajo aumenta la producción por unidad de trabajo gastada. Intensifica la desigualdad innata de los hombres.

La ley de asociación ricardiana muestra que incluso la colaboración de los más eficientes en todos los aspectos con menos eficientes en todos los aspectos da como resultado un beneficio para ambos.

El hombre asocial aislado es una construcción ficticia. Visto desde el punto de vista del individuo, la sociedad es el gran medio para el logro de todos sus fines. La gente coopera porque esto sirve mejor a sus propios intereses.

La sociedad no es meramente la interacción. Siempre involucra a hombres que actúan en cooperación con otros hombres para permitir que todos los participantes alcancen sus propios fines.

La paz es la fuente de todas las relaciones sociales. El hombre debe darse cuenta de que el respeto por la vida y la salud de otras personas sirve mejor a su objetivo que el modo de conducta opuesto. La filosofía utilitaria y la economía clásica recomiendan el gobierno popular, la propiedad privada, la tolerancia y la libertad, no porque sean naturales y justos, sino porque son beneficiosos.

IX. EL PAPEL DE LAS IDEAS

La praxeología trata con la razón solo en la medida en que permite al hombre actuar. Acción sin pensar, práctica sin teoría son inimaginables. Siempre es el individuo el que piensa. La sociedad no piensa. Hemos heredado de nuestros antepasados ​​no solo un stock de bienes; No tenemos menos ideas heredadas a las que nuestro pensamiento debe su productividad.

Una visión del mundo es una opinión sobre los mejores medios para eliminar la inquietud tanto como sea posible. La ideología es la totalidad de nuestras doctrinas sobre la conducta individual y las relaciones sociales. No son solo teorías científicas, sino también doctrinas sobre los fines últimos a los que el hombre debería aspirar en sus preocupaciones terrenales. Nunca puede haber cooperación entre personas divididas por diferentes visiones del mundo. El pensamiento lógico y la vida real no son dos órbitas separadas. Lo que es contradictorio en teoría, no es menos contradictorio en la realidad. El principal objetivo de la praxeología y la economía es sustituir ideologías correctas consistentes por los principios contradictorios del eclecticismo popular.

La sociedad es siempre la creación de ideologías temporal y lógicamente anteriores. La acción siempre está dirigida por ideas y el poder es el poder para dirigir las acciones de otras personas. El que es poderoso, debe su poder a una ideología.

Los hombres no son infalibles, se equivocan muy a menudo. Solo si los hombres finalmente adoptan políticas razonables y con probabilidad de alcanzar los fines finales a los que va dirigida, mejorará la civilización.

X. INTERCAMBIO DENTRO DE LA SOCIEDAD

Una acción realizada por un individuo sin ninguna referencia a la cooperación con otros individuos, podemos llamarlo intercambio autista. Dentro de la sociedad, la cooperación sustituye el intercambio interpersonal o social por intercambios autistas.

Hay dos tipos diferentes de cooperación social: la cooperación basada en el contrato (la relación lógica entre los individuos que cooperan es simétrica) y la cooperación basada en la subordinación (la relación lógica entre estas dos clases de hombres es asimétrica).

Ninguna otra distinción es de mayor importancia, tanto para la vida humana como para el estudio de la acción humana, que la que se da entre la acción calculable y la acción no calculable.

XI. VALUACIÓN SIN CÁLCULO

La gradación de los medios es como la de los fines, un proceso de preferencia de a a b . La base de la economía moderna es el conocimiento de que las personas compran y venden solo porque valoran menos las cosas que se entregan que las que se reciben. Así, la noción de una medida de valor es vana. Valorar significa preferir a a b . En la sociedad del mercado hay precios de dinero. El cálculo económico es el cálculo en términos de precio de dinero.

La tecnología dice cómo un fin determinado podría lograrse mediante el empleo de diversos medios. Pero los proyectos y diseños de los ingenieros serían puramente académicos si no pudieran comparar la entrada y la producción sobre una base común, es decir, los precios de dinero. Así, el dinero se convierte en el vehículo del cálculo económico.

La tarea que el hombre activo quiere lograr mediante el cálculo económico es establecer el resultado de actuar contrastando entrada y salida.

XII. LA ESFERA DEL CÁLCULO ECONÓMICO

Los precios de los bienes y servicios son datos históricos que describen eventos pasados ​​o anticipaciones de eventos futuros probables. Debido a que la principal tarea del cálculo económico es lidiar con el cambio, este último es más importante.

El cálculo económico no puede comprender las cosas que no se venden y compran contra el dinero. Hay cosas que no se pueden evaluar en dinero. Y, por lo tanto, es absurdo considerar el ingreso nacional o la riqueza nacional.

La proporción de cambio (precios de dinero) están sujetos a cambios perpetuos porque las condiciones que los producen están perpetuamente cambiando.

Las deficiencias en el manejo de los asuntos monetarios por parte del Estado dieron origen a las ideas que finalmente generaron el eslogan "estabilización". Pero la estabilidad es una noción vacía y contradictoria. El impulso hacia la acción, es decir, el mejoramiento de las condiciones de vida, es innato en el hombre. En el ámbito de la acción no hay nada perpetuo sino cambio.

El cálculo económico no requiere estabilidad de poder adquisitivo. Por el bien del cálculo económico, todo lo que se necesita es evitar grandes y abruptas fluctuaciones en la oferta de dinero. El cálculo económico no es imperfecto porque no se corresponde con las ideas confusas de personas que anhelan un ingreso estable que no dependa de los procesos productivos de los hombres.

XIII. CÁLCULO MONETARIO COMO HERRAMIENTA DE ACCIÓN

El cálculo monetario es el método de cálculo empleado por personas que actúan dentro del marco de la sociedad basado en el control privado de los medios de producción. La praxeología y la economía solo podían surgir cuando el hombre que actúa había logrado crear métodos de pensamiento que permitían calcular sus acciones.

XIV. EL ALCANCE Y EL MÉTODO DE LA CATALÁCTICA

La economía debe estudiar no solo los fenómenos del mercado, sino también la conducta hipotética de un hombre aislado y de una comunidad socialista. No debe restringir sus investigaciones a acciones "económicas", sino que debe tratar también con acciones "no económicas".

La cataláctica es el análisis de aquellas acciones que se llevan a cabo sobre la base del cálculo monetario.

El método específico de la economía y la praxeología es el método de las construcciones imaginarias. La economía intenta dilucidar el funcionamiento de una economía de mercado pura (no hay interferencia de factores ajenos al mercado). Solo en una etapa posterior se aborda el estudio de los diversos problemas planteados por la interferencia con el mercado por parte de los Estados y otras agencias que emplean la coacción y la compulsión.

La acción tiende hacia un estado de reposo, ausencia de acción. Las personas siguen intercambiando en el mercado hasta que no sea posible un nuevo intercambio porque ninguna de las partes espera una mejora adicional de sus propias condiciones a partir de un nuevo acto de intercambio. Pero el estado de reposo desaparecerá tan pronto como cambien las condiciones momentáneas que lo provocaron.

La economía de rotación uniforme se caracteriza por la eliminación del cambio en los datos y del elemento de tiempo (no confundirlo con la economía estacionaria). Es el único método adecuado para analizar los cambios.

Cuando la economía emplea los términos empresario, capitalista, terrateniente, trabajador y consumidor, se habla de categorías catalácticas. Las categorías económicas se refieren a funciones puramente integradas. El hombre que actúa, por necesidad, combina varias funciones.

XV. EL MERCADO

La economía de mercado es el sistema social de la división del trabajo bajo la propiedad privada de los medios de producción. No hay en el funcionamiento del mercado ninguna compulsión y coerción. La economía de mercado es real porque puede calcular.

La noción fundamental de cálculo económico es la noción de capital y sus ingresos correlativos. El fin inmediato de la acción adquisitiva es aumentar, o al menos preservar, el capital, todo el complejo de bienes evaluados en términos monetarios.

En el pasado la civilización y la propiedad privada se han unido entre sí. No hay experiencia en el sentido de que el socialismo pueda proporcionar un nivel de vida tan alto como el del capitalismo. El concepto de capitalismo es como un concepto económico inmutable. Significa economía de mercado.

Ni los empresarios ni los agricultores ni los capitalistas determinan lo que debe producirse. Los consumidores hacen eso. Determinan con precisión qué se debe producir, en qué calidad y en qué cantidades. Los capitalistas, los empresarios y los terratenientes solo pueden preservar y aumentar su riqueza cumpliendo mejor las órdenes de los consumidores.

La competencia biológica no debe confundirse con la competencia social. En la economía de mercado, la competencia se manifiesta en el hecho de que los vendedores deben superarse entre sí ofreciendo productos y servicios mejores o más baratos y que los compradores deben superarse entre sí ofreciendo precios más altos. Esta es la competencia cataláctica. Su función es salvaguardar la mejor satisfacción de los consumidores que pueden alcanzar bajo el estado dado de los datos económicos.

La libertad y la libertad no se encuentran en la naturaleza. Un hombre es libre en la medida en que puede vivir y seguir adelante sin estar a merced de decisiones arbitrarias por parte de otras personas. El mercado no impide directamente a nadie infligir daño a sus conciudadanos de manera arbitraria, solo impone una sanción a tal conducta. No hay otro tipo de libertad y libertad que no sea el tipo que produce la economía de mercado.

La desigualdad de riqueza e ingresos es una característica esencial de la economía de mercado. La recompensa del esfuerzo de un individuo según su valor proporciona un incentivo para que todos ejerzan sus facultades y habilidades al máximo.

En el cálculo monetario, la ganancia aparece como un excedente de dinero recibido sobre el dinero gastado. La única fuente de la cual provienen las ganancias de un empresario es su capacidad para anticipar mejor que otras personas la demanda futura de los consumidores. Si todos los empresarios anticiparan correctamente el estado futuro del mercado, no habría ganancias ni pérdidas.

En la construcción imaginaria de una economía estacionaria, la suma total de las ganancias de todos los empresarios es igual a la suma total de las pérdidas de todos los empresarios. Es diferente en una economía en progreso, es decir, una economía en la que el capital de la cuota per cápita invertida está aumentando. En tal economía, hay un exceso en la suma total de las ganancias empresariales sobre la de las pérdidas. Debemos darnos cuenta de que los beneficios empresariales no son un fenómeno duradero, sino temporal. A la larga, cada aumento en la productividad beneficia exclusivamente a los trabajadores y algunos grupos de propietarios de tierras y bienes de capital.

Los técnicos tienen la capacidad y la habilidad para realizar tipos definidos y cantidades de trabajo. Pero es el empresario, como empresario, quien dirige su trabajo hacia objetivos definidos. Para liberarse de la participación en demasiados detalles, puede nombrar gerentes adjuntos a cuya solicitud confía el cuidado de los deberes empresariales subordinados. Siempre que la operación de un sistema no esté dirigida por motivos de lucro, debe estar dirigida por reglas burocráticas.

Cada individuo, impulsado por la necesidad de eliminar su propia inquietud tanto como sea posible, intenta vender en el mercado más querido y comprar en el mercado más barato. El resultado de estos esfuerzos no es solo la estructura de precios, sino también la estructura social, la asignación de tareas definidas a los distintos individuos.

No hay automatismo en el "mecanismo" del mercado. Solo hay hombres que deliberadamente y deliberadamente apuntan a los fines elegidos. No hay anonimato, hay yo, tú, Bill, Joe y todo lo demás. Y cada uno de nosotros es productor y consumidor.

El consumidor no es omnisciente. Transmitirle información sobre el estado actual del mercado es tarea de la propaganda comercial. Debe ser molesto y descarado. No debe estar prohibido.

La economía de mercado como tal no respeta las fronteras políticas. Su campo es el mundo. Así, la idea de Volkswirtschaft, el complejo total de actividades económicas de la nación soberana dirigida y controlada por el Estado, es la negación más radical de todos los principios de la economía de mercado.

XVI. PRECIOS

La cataláctica en la concepción del proceso de fijación de precios necesariamente vuelven a la categoría fundamental de acción, la preferencia otorgada a a sobre b. Se trata de los precios reales, ya que se pagan en transacciones definidas y no con precios imaginarios. Los precios de mercado están totalmente determinados por los juicios de valor de los hombres, ya que realmente actúan. Los precios tienden hacia un punto en el que la demanda total es igual a la oferta total. Solo conocemos los precios de mercado no las curvas.

Los precios de los productos de órdenes superiores se determinan en última instancia por los precios de los productos de primer orden o del más bajo (bienes de consumo). En última instancia, están determinadas por las valoraciones subjetivas de todos los miembros de la sociedad de mercado. Sin embargo, nos enfrentamos a una conexión de precios, no a una conexión de valoraciones. El cálculo económico siempre se ocupa de los precios, nunca de los valores.

En el cálculo de los costos del empresario se encuentra la cantidad de dinero requerida para la adquisición de los factores de producción. El hecho de que un proyecto no sea rentable porque los costos son más altos que los ingresos es el resultado del hecho de que hay un empleo más útil disponible para los factores de producción requeridos. El empresario ajusta su esfuerzo a la mejor satisfacción posible de las necesidades de los consumidores al embarcarse en aquellos proyectos empresariales de los que espera el mayor excedente de ganancias sobre los costos. La producción debe detenerse en el punto en el que la utilidad marginal del incremento ya no compensa el aumento marginal en la desutilidad de los costos.

El antagonismo entre los economistas lógicos y los matemáticos no es una disputa sobre cuestiones heurísticas, sino una controversia sobre los fundamentos de la economía. El método matemático es un método completamente vicioso, a partir de suposiciones falsas y que conduce a inferencias falaces. No existe tal cosa como la economía cuantitativa. No existe en el campo de la acción humana ningún medio para tratar eventos futuros que no sea el proporcionado por el entendimiento. Todas las investigaciones relacionadas con la relación de precios y costos presuponen tanto el uso del dinero como el proceso del mercado.

Los precios competitivos son el resultado de un ajuste completo de los vendedores a la demanda de los consumidores. Todo el proceso económico se realiza en beneficio de los consumidores.

La cataláctica no trata con el monopolio como tal, sino con los precios del monopolio. El surgimiento de precios de monopolio no es el único requisito previo del Monopolio. Hay una condición adicional requerida, a saber, una cierta forma de la curva de demanda. No todos los precios a los que un monopolista vende un producto monopolizado es un precio de monopolio. Los precios de monopolio son solo precios a los que es más ventajoso para el monopolista restringir la cantidad total a vender que expandir sus ventas al límite que un mercado competitivo permitiría. Al tratar con los precios de monopolio siempre debemos buscar el factor monopolizado. Si no existe tal factor, no pueden surgir precios de monopolio. El precio de monopolio óptimo produce las ganancias netas más altas. duopolio y oligopolio no son variedades especiales de precios de monopolio, sino simplemente una variedad de los métodos aplicados para el establecimiento de un precio de monopolio.

El gran problema del monopolio que la humanidad tiene que enfrentar hoy no es una consecuencia del funcionamiento de la economía de mercado. Es un producto de la acción intencional por parte de los Estados. La acción monopolística es ventajosa para el monopolista solo si los ingresos netos totales a un precio de monopolio exceden los ingresos netos totales al precio competitivo potencial. La acción restrictiva siempre es ventajosa para el grupo privilegiado y desventajosa para aquellos a quienes excluye del mercado.

El mercado está poblado por hombres que no son omniscientes. El comprador siempre debe contar en la fiabilidad del vendedor. La buena voluntad es el renombre que una empresa adquiere debido a logros pasados. Implica la expectativa de que el portador de la buena voluntad en el futuro estará a la altura de sus estándares anteriores.

Los precios de monopolio solo pueden surgir de un monopolio de la oferta. Un monopolio de la demanda no genera una situación de mercado diferente a la de la demanda no monopolizada.

El consumidor individual puede reaccionar a los precios de monopolio de diferentes maneras. Sin embargo, puede reaccionar, su satisfacción parece verse afectada desde el punto de vista de sus propias valoraciones. No está tan bien servido bajo los precios de monopolio como bajo los precios competitivos.

Pueden aparecer en el mercado condiciones que permitan al vendedor discriminar entre dos compradores. Puede obtener precios que a veces incluso pueden llegar al punto en que desaparece todo el excedente de un comprador del consumidor. La discriminación de precios por parte del comprador solo se puede practicar si el Estado interfiere.

Sería absurdo considerar un precio definido como si fuera un objeto aislado en sí mismo. Lo que se llama precio es siempre una relación dentro de un sistema integrado que es el efecto compuesto de las valoraciones humanas.

Los precios no se pueden construir sintéticamente. Son el resultado de una cierta constelación de datos de mercado, de acciones y reacciones de los miembros de una sociedad de mercado.

XVII. INTERCAMBIO INDIRECTO

El intercambio interpersonal se denomina intercambio indirecto si, entre los productos y servicios cuyo intercambio recíproco es el fin último del intercambio, se interponen uno o varios medios de intercambio.

En la comercialización de los diversos productos y servicios prevalecen diferencias considerables. Un medio de intercambio es un bien que las personas no adquieren para su propio consumo ni para el empleo en sus propias actividades de producción, sino con la intención de intercambiarlo en una fecha posterior contra aquellos bienes que desean utilizar para el consumo o para la producción. El dinero es el bien más comercial. El dinero sirve como el medio de intercambio generalmente aceptado y comúnmente utilizado.

La demanda de un medio de intercambio es el compuesto de dos demandas parciales: la demanda mostrada por la intención de usarla en el consumo y la producción y la mostrada por la intención de usarla como un medio de intercambio. La relación entre la demanda de dinero y la oferta de dinero determina la altura del poder de compra (la cantidad de otros bienes que se pueden obtener al regalar un medio de intercambio). La relación monetaria de hoy se basa en el poder adquisitivo de ayer.

El uso de medios de intercambio y el mantenimiento de activos en efectivo están condicionados por la variabilidad de los datos económicos. El dinero en sí mismo es un elemento de cambio, la fuerza motriz de los nuevos cambios. La noción de un dinero neutral no es menos contradictoria que la de un dinero de poder adquisitivo estable.

Los cambios en el poder adquisitivo del dinero pueden ocurrir en la demanda y oferta de dinero (cambios inducidos por el efectivo) o en la demanda y oferta de los otros bienes y servicios (cambios inducidos por los bienes). La cantidad de dinero disponible en toda la economía siempre es suficiente para asegurar a todos todo lo que el dinero hace y puede hacer.

Todos los resultados del cálculo económico y todas las conclusiones derivadas de ellos están condicionados por las vicisitudes de los cambios en el poder de compra inducidos por el efectivo. Un medio de intercambio sin pasado es impensable. Pero en la medida en que se esperan cambios en el poder de compra inducidos por el efectivo, un segundo factor entra en escena, la anticipación de estos cambios.

Bajo el patrón del dinero de los productos básicos, las unidades monetarias eran simplemente nombres para un peso definido de oro, dentro de márgenes muy estrechos determinados precisamente por las leyes. Un segundo tipo de dinero, el dinero de crédito, se desarrolló a partir del uso de sustitutos del dinero. Si el dinero de crédito pierde su carácter como un reclamo contra un banco, se convertirá en dinero fiduciario.

Reclamaciones a una cantidad definida de dinero, pagadera y canjeable a pedido, lo llamamos sustitutos de dinero. Los certificados de dinero (representantes de una cantidad de dinero correspondiente mantenida en la reserva) no desempeñan ningún papel en la determinación del poder adquisitivo del dinero. La cantidad de medios fiduciarios, la cantidad de sustitutos que excede la reserva de dinero, influye en la determinación del poder de compra y de los precios del dinero y, temporalmente, también de la tasa de interés.

Límites al aumento en la cantidad de medios fiduciarios, si solo hay un banco:

Primero: debe evitar cualquier acción que pueda hacer que los clientes sospechen.

Segundo: no debe aumentar la cantidad de medios fiduciarios a tal ritmo y con tal rapidez que los clientes tengan la convicción de que el aumento de los precios continuará sin cesar a un ritmo acelerado.

Para una multiplicidad de bancos que coexisten independientemente, los límites son más estrechos que los establecidos para un solo banco con una clientela ilimitada. Un banco nunca puede emitir más dinero - sustitutos - que sus clientes pueden mantener en sus tenencias de efectivo. El cliente individual nunca puede mantener una porción mayor de su efectivo total en sustitutos de dinero que la correspondiente a la proporción de su facturación con otros clientes de su banco con respecto a su facturación total. Así se traza un límite al tema de los medios fiduciarios. Entonces, no el Estado, sino la banca libre es el único método disponible para prevenir los peligros inherentes a la expansión del crédito.

El papel que juega el dinero en el comercio internacional no es diferente del de comercio nacional. Una transferencia de dinero de un país a otro país es siempre el resultado de los cambios previstos en las tenencias de efectivo de los residentes. Pero la balanza de pagos está siempre en equilibrio.

Si solo hay un tipo de dinero. Entonces, el precio final del algodón en Ámsterdam no puede exceder el precio final en Nueva York por más que el costo del transporte. Si se utiliza más de un tipo de dinero como medio de intercambio, la relación de intercambio mutuo entre ellos está determinada por su poder de compra. La denominada balanza de pagos desfavorable es el efecto de una restricción deliberada de las tenencias de efectivo.

Las cosas en el mercado monetario son las mismas que en todos los otros mercados. Por lo tanto, el prestamista del país A solo aventurará préstamos en el país B si la diferencia en la tasa de interés de mercado entre A y B es lo suficientemente grande como para cubrir una caída esperada en el precio de la moneda B en comparación con la moneda A.

En la economía monetaria, existe una diferencia muy importante en el grado de comercialización de los diversos productos básicos. Se puede hablar de la comercialización secundaria de los bienes vendibles. Por lo tanto, el tamaño de la tenencia de efectivo puede reducirse si se dispone de bienes de alto grado de comercialización secundaria, medios de intercambio secundarios.

La afirmación inflacionista de que el "expansionismo" es la fuerza motriz del progreso económico es el peor de todos los males. El movimiento ascendente progresivo general de todos los precios no produce mejoras en el bienestar. Resulta en el desglose completo del sistema monetario.

Los intentos de crear un doble patrón de ambos metales, oro y plata, fracasaron lamentablemente. Fue este fracaso el que generó el patrón oro. El patrón oro era el estándar mundial de la era del capitalismo, el aumento del bienestar, la libertad y la democracia, tanto política como económica. Era una norma internacional según lo exigido por el comercio internacional y las transacciones del mercado internacional de dinero y capitales. La gente lucha contra el patrón oro porque quiere sustituir la autarquía nacional por el libre comercio, la guerra por la paz, la omnipotencia totalitaria del Estado por la libertad.

XVIII. ACCIÓN EN EL PASO DEL TIEMPO

Entre la acción y el logro del fin buscado, siempre transcurre una fracción de tiempo. El período de producción y la duración de la capacidad de servicio son para las categorías de actores en la planificación de acciones futuras. También elige entre la satisfacción de deseos en el futuro más cercano y más remoto (elección de un período de provisión).

El tiempo para el hombre no es una sustancia homogénea de la que solo cuenta la longitud. La satisfacción de un deseo en el futuro más cercano es, en igualdad de condiciones, preferible a la de un futuro más lejano. La preferencia temporal es un requisito categórico de la acción humana. Si no, siempre acumularíamos, nunca consumiríamos y satisfaceríamos nuestros deseos. Cada paso hacia la satisfacción de los deseos está guiado por la preferencia del tiempo.

El ahorro y la acumulación de capital es el primer paso en el camino hacia la mejora del bienestar material. Los bienes de capital no tienen poder productivo propio. La diferencia entre el precio de un bien de capital y la suma de los precios de los factores originales complementarios de producción requeridos para su reproducción se debe enteramente a la diferencia de tiempo.

Ni el propio hombre que actúa ni la teoría económica necesitan una medida del tiempo empleado en el pasado para la producción de bienes disponibles en la actualidad. Para satisfacer las necesidades más urgentes y aún no satisfechas, debe conocer la duración del tiempo de espera que lo separa del logro de los diversos objetivos entre los que debe elegir. El hombre que actúa cuenta el tiempo de espera y el período de producción siempre desde hoy. Si uno quiere recurrir a métodos de producción con los cuales la cantidad de producción es mayor por unidad de insumo gastado, debe alargar el período de producción.

El capital está siempre en forma de bienes de capital definidos. Cada unidad de capital está por lo tanto dedicada a procesos definidos de producción. La conversión de un proceso de producción (la convertibilidad de los bienes de capital - la oportunidad de ajustar su utilización a un cambio en los datos de la producción) se convierte, por regla general, en cuanto más difícil se acerca a su finalización.

Toda riqueza material es un residuo de actividades pasadas y se materializa en bienes de capital concretos de convertibilidad limitada. Así, la elección de fines y de los medios para el logro de nuestros fines está influenciada por el pasado. Cuanto menor es el grado de convertibilidad, más se retrasa la realización de la mejora tecnológica.

Todos los bienes de capital son transitorios. El capital siempre es acumulado por los individuos. Algunos actores están acumulando capital adicional. Otros consumen al mismo tiempo capital previamente acumulado. Podemos decir que se produjo una transferencia de capital.

La convertibilidad limitada de los bienes de capital no vincula de manera inamovible a su dueño. En este sentido, la bolsa de valores se convierte simplemente en "el mercado", el punto focal de la economía de mercado.

Si un individuo emplea una suma de dinero no para el consumo sino para la compra de factores de producción, el ahorro se convierte directamente en acumulación de capital, mayor retención de efectivo y mayor acumulación de capital.

XIX. LA TASA DE INTERÉS

La preferencia temporal se manifiesta en el interés originario, es decir, el descuento de bienes futuros frente a bienes presentes. El interés originario es la relación entre el valor asignado a la satisfacción de deseos en el futuro inmediato y el valor asignado a la satisfacción de deseos en los períodos más remotos del futuro. El interés no es el ingreso específico derivado de la utilización de bienes de capital. Es un resultado de la mayor valoración de los bienes presentes en comparación con los bienes futuros. Prevalece una tendencia hacia la igualación de esta relación para todos los productos. No es "el precio pagado por los servicios de capital".

Bajo las condiciones de una economía de mercado, la tasa de interés originario es igual a la proporción de una cantidad definida de dinero disponible hoy y la cantidad disponible en una fecha posterior que se considera su equivalente.

Pero cada interés bruto en la economía cambiante incluye no solo el interés originario sino también el beneficio empresarial. Las actividades de los empresarios tienden hacia el establecimiento de una tasa uniforme de interés originario en toda la economía de mercado.

XX. INTERESES, EXPANSIÓN DEL CRÉDITO Y EL CICLO ECONÓMICO

La tasa de interés neutral es la relación entre los precios de los bienes presentes y futuros. Con dinero neutral, una tasa de interés neutral sería concebible. Pero si hubo pagos diferidos, debemos asumir además la eventualidad de futuros cambios en el poder de compra. La neutralización de la tasa de interés podría lograrse mediante la concesión de dichos cambios, es decir, la prima de precio positiva o negativa. Sin embargo, todas estas suposiciones son solo imaginarias. En la economía cambiante, la tasa de interés nunca puede ser neutral. El precio premium no es el producto de una operación aritmética. Es el resultado de la comprensión de los promotores del futuro. La prima de precio siempre está rezagada con respecto a los cambios en el poder de compra.

Las tasas brutas de interés determinadas en el mercado de préstamos no son uniformes. Incluyen un componente empresarial que varía para cada acuerdo específico. Si la tasa de mercado se desvía de la altura que exigiría el estado de interés originario y la oferta de bienes de capital disponibles para la producción, entonces la tasa de interés de mercado no cumple la función que desempeña en la decisión empresarial. Los cambios en la relación monetaria posiblemente pueden influir en la tasa de interés originario.

La tasa de interés originario está determinada por el descuento de bienes futuros frente a bienes presentes. Es esencialmente independiente de la oferta de dinero. Pero la tasa de interés bruta del mercado puede verse afectada por los cambios en la relación monetaria mientras continúe la expansión del crédito. Continúa la presión sobre la tasa de interés bruta del mercado. La tasa bruta del mercado tendría que subir debido a la prima de precio positiva. Ahora, la caída en las tasas de interés hace que algunos proyectos parezcan rentables y realizables, lo que un cálculo correcto, basado en una tasa de interés no manipulada por la expansión del crédito, habría resultado irrealizable. Se estimulan las actividades empresariales. Comienza un auge. Para continuar la producción ampliada, todos los empresarios necesitan fondos adicionales. Pero si la expansión del crédito consiste en una sola inyección, el auge debe detenerse muy pronto. Los empresarios no pueden obtener los fondos que necesitan para seguir conduciendo sus empresas. El auge solo puede durar mientras la expansión del crédito progrese a un ritmo cada vez más acelerado. La inversión adicional solo es posible en la medida en que exista una oferta adicional de bienes de capital disponibles. Pero el auge no es la sobreinversión. No produce una restricción del consumo, sino un aumento en el consumo, no adquiere más bienes de capital para nuevas inversiones. El resultado final de la expansión del crédito es el empobrecimiento general.

En el curso de un proceso deflacionario, se produce una tendencia temporal hacia un aumento en la tasa de interés bruta del mercado. Los proyectos que antes hubieran aparecido rentables ya no aparecen más. El punto muerto se detiene solo cuando los precios decrecientes y los salarios se ajustan en gran medida a la nueva relación monetaria. Luego, el mercado de préstamos (tasa de interés bruta del mercado) también se adapta al nuevo estado de cosas. Pero esta contracción no produce mal inversión ni consumo excesivo.

Todos los Estados actuales están comprometidos fanáticamente con una política de dinero fácil. La recurrencia de períodos de auge seguidos por períodos de depresión es el resultado inevitable de los intentos de bajar la tasa de interés bruta del mercado mediante la expansión del crédito. No hay forma de evitar el colapso final de un auge provocado por la expansión del crédito.

La popularidad de la inflación y la expansión del crédito se manifiesta claramente en la terminología habitual. El auge se llama buen negocio, prosperidad y crecimiento. La depresión se llama crisis, depresión, mal negocio. Pero el progreso económico real significa una mejora en la calidad y cantidad de productos. Si aplicamos este criterio a las diversas fases de la fluctuación cíclica de los negocios, debemos llamar el retroceso del auge y el progreso de la depresión. Las tasas salariales deben disminuir y las personas deben restringir su consumo temporalmente hasta que se restablezca el capital desaprovechado por mala inversión.

XXI. TRABAJO Y SALARIOS

Un hombre puede vencer la desutilidad del trabajo por varias razones. Sobre esta base podemos distinguir el trabajo introversivo del trabajo extroversivo.

Pero solo el trabajo extroversivo, no gratificante de inmediato, es un tema de disquisición cataláctica. Se realiza por un fin que está más allá de su rendimiento y la desutilidad que implica. La alegría y el tedio del trabajo son fenómenos psicológicos que no influyen en la valoración subjetiva del individuo de la desutilidad y la gratificación mediatizada del trabajo ni en el precio pagado por el trabajo en el mercado.

Si la mano de obra desnuda se vende y se compra como tal, ya sea por un empresario dedicado a la producción para la venta o por un consumidor ansioso por utilizar los servicios prestados para su propio consumo, el precio pagado se llama salario. Para el hombre que actúa, su propio trabajo no es meramente un factor de producción, sino también la fuente de desutilidad. No existe un tipo de trabajo uniforme o una tasa general de salarios. Indirectamente, cada sector del mercado laboral está conectado con todos los demás sectores. La conexión no existe menos entre el trabajo y los factores materiales de producción. La altura de las tasas salariales para cada tipo de trabajo está determinada por su productividad marginal.

Un buscador de trabajo que no quiere esperar siempre obtendrá un empleo en la economía de mercado sin trabas. Solo es necesario reducir la cantidad de pago que solicita o alterar su ocupación o su lugar de trabajo. Podemos llamar a este tipo de desempleo desempleo cataláctico generado por el mercado. El desempleo en el mercado sin trabas es siempre voluntario. El desempleo es un fenómeno de una economía cambiante.

La cataláctica siempre se refiere a los salarios brutos. Si las leyes o las costumbres comerciales obligan al empleador a realizar otros gastos además del salario que paga al empleado, se reduce la altura de las tasas salariales netas.

El horror de la inanición ya no aterroriza a las personas que viven en una sociedad capitalista. El que es capaz de trabajar gana mucho más de lo necesario para su sustento. En la sociedad capitalista prevalece una tendencia hacia un aumento constante en la cuota per cápita de capital invertido. En consecuencia, la productividad marginal del trabajo, las tasas salariales y el nivel de vida de los asalariados tienden a aumentar continuamente. Pero esta mejora no es la manifestación de una ley inevitable. Es una tendencia que resulta de la interacción de fuerzas que puede producir libremente sus efectos solo bajo el capitalismo. Dentro de una comunidad capitalista, el mínimo de subsistencia no desempeña ningún papel cataláctico.

Los hechos fundamentales que afectan la oferta de trabajo son:

1. Cada individuo puede gastar solo una cantidad limitada de trabajo.

2. Esta cantidad definida no se puede realizar en ningún momento deseado. La interpolación de los períodos de descanso y recreación es indispensable.

3. No todas las personas pueden realizar ningún tipo de trabajo.

4. Se necesita un cuidado especial para preservar las habilidades del hombre.

5. La fatiga perjudica la cantidad y la calidad del rendimiento.

6. Los hombres prefieren el ocio al trabajo. Adjuntan la desutilidad al trabajo.

Los asalariados dejan de trabajar en el punto en el que la gratificación mediata esperada ya no supera la desutilidad que implica el desempeño de un trabajo adicional. Los términos del contrato laboral se refieren a todas las condiciones de trabajo, no solo a la altura de las tasas salariales. La legislación laboral en general no logró nada más que proporcionar una ratificación legal de los cambios que la interacción de los factores del mercado había provocado anteriormente.

El precio que el vendedor de mano de obra puede obtener en el mercado depende de los datos del mercado. Las tasas salariales son siempre iguales al precio del producto total de la mano de obra. La característica particular del mercado laboral es que el trabajador no es simplemente el proveedor del factor del trabajo de producción, sino también un ser humano y que es imposible separar al hombre de su desempeño. En ausencia de barreras migratorias institucionales, los trabajadores pasan de las áreas relativamente superpobladas a las relativamente subpobladas hasta que en todas partes (tasas salariales de mercado) M = (tasas salariales estándar) S + (componente de apego) A + (componente de costo) C.

XXII. LOS FACTORES DE PRODUCCIÓN ORIGINALES NO HUMANOS

La renta diferencial es un fenómeno general y no se limita a la determinación de los precios de la tierra. El trabajador abler gana un "alquiler" en comparación con los salarios ganados por sus competidores menos hábiles. La tierra es un factor de producción, y las leyes que determinan la formación del precio de la tierra son las mismas que determinan la formación de los precios de otros factores de producción.

También con respecto al suelo, los actores deben elegir entre los procesos de producción que producen un mayor rendimiento a expensas de la productividad en períodos posteriores y los procesos que no perjudican la productividad física futura.

La cantidad de suelo disponible es tan grande que solo se utilizan los pedazos de tierra más productivos. En consecuencia, el suelo marginal no produce renta en el sentido ricardiano. La tierra submarina se valora positivamente porque uno anticipa su utilización en días posteriores.

Su precio es la suma de todas sus rentas futuras, cada una de ellas descontada a la tasa de interés originaria. En la economía cambiante, las personas tienen debidamente en cuenta los cambios esperados en los datos del mercado.

XXIII. LOS DATOS DEL MERCADO

Para la praxeología, los datos son las características corporales y psicológicas de los hombres que actúan. Estos datos, aunque permanentes en su estructura, fluctúan y varían constantemente. Pero no se puede hacer ninguna declaración con respecto a estos datos sin hacer referencia a un conjunto definido de teoremas económicos.

Todos los teoremas de la cataláctica son válidos también con respecto a la acción influenciada por la presión social o física, por ejemplo, la guerra y la conquista.

El tema de la praxeología no es solo el estudio de la sociedad, sino el estudio del hombre real como dato. Así, la economía es neutral con respecto a todos los juicios de valor de las personas.

Cada cambio en los datos del mercado tiene sus efectos definidos en el mercado. Se tarda un período de tiempo definido, el período de ajuste, antes de que el mercado se ajuste completamente a la nueva situación. La cataláctica se ocupa de las reacciones de los distintos individuos a los cambios en los datos.

Los conceptos legales de propiedad no tienen plenamente en cuenta la función social de la propiedad privada. El derecho de propiedad debe dar derecho al propietario a reclamar todas las ventajas que el empleo del bien puede generar, por una parte, y le cargaría con todas las desventajas resultantes de su empleo, por otra parte. Pero si algunas de las consecuencias de su acción están fuera de esta esfera, las ignorará. Se embarcará en ciertos proyectos solo porque las leyes lo eximen de la responsabilidad de algunos de los costos incurridos. Se abstendrá de otros proyectos simplemente porque las leyes le impiden aprovechar todas las ventajas derivadas. Las leyes son en algunos aspectos deficientes. Una ley que no es válida para todos, puede otorgar a aquellos que están exentos la oportunidad de obtener rentas diferenciales o ganancias de monopolio.

XXIV. ARMONIA Y CONFLICTO DE INTERESES

Lo que produce la ganancia de un hombre en una sociedad de mercado sin trabas no es la difícil situación de sus conciudadanos, sino el hecho de que alivia o elimina por completo lo que causa la sensación de intranquilidad de sus conciudadanos. La fuente última de ganancias es siempre la previsión de condiciones futuras.

Los hombres quieren más que simplemente vivir y copular, quieren vivir humanamente. Una mejora en las condiciones generalmente resulta en un menor incremento en las cifras de población. Si no, los hombres nunca habrían tenido éxito en el establecimiento de vínculos sociales y en el desarrollo de la civilización. El hombre que actúa racionaliza la satisfacción de sus apetitos sexuales. La transición al capitalismo está acompañada por dos fenómenos: una disminución tanto en las tasas de fertilidad como en las tasas de mortalidad. La duración media de la vida es prolongada.

La naturaleza no genera paz y buena voluntad. Los medios de subsistencia son escasos y no garantizan la supervivencia de todos. Lo que hace posible las relaciones amistosas entre los seres humanos es la mayor productividad de la división del trabajo. Se elimina el conflicto natural de intereses. La competencia cataláctica se sustituye por la competencia biológica. Hace para la armonía de los intereses de todos los miembros de la sociedad. La competencia cataláctica de aquellos que están ansiosos por tener zapatos hace que los zapatos sean más baratos, no más caros. Este significado del teorema de la armonía de los intereses correctamente entendidos de todos los miembros de la sociedad de mercado destaca dos puntos: primero, que todos están interesados ​​en la preservación de la división social del trabajo. Segundo, que en la sociedad de mercado la demanda de los consumidores en última instancia dirige todas las actividades de producción.

En la sociedad de mercado, los propietarios del capital y la tierra solo pueden disfrutar de su propiedad si la emplean para satisfacer las necesidades de otras personas.

Los conflictos económicos no surgen del funcionamiento de la sociedad de mercado sin trabas. No es el capitalismo el que los produce, sino precisamente las políticas anticapitalistas diseñadas para controlar el funcionamiento del capitalismo. Son una consecuencia de la interferencia de los distintos gobiernos en los negocios.

XXV. LA CONSTRUCCIÓN IMAGINARIA DE UNA SOCIEDAD SOCIALISTA

Todos los reformadores sociales de mayor edad querían materializar la buena sociedad mediante la confiscación de toda propiedad privada y su posterior redistribución. Estos planes se volvieron irrealizables cuando aparecieron las grandes empresas de manufactura, minería y transporte. El antiguo programa de redistribución fue superado por la idea de socialización.

La doctrina socialista descansa sobre tres dogmas:

1. La sociedad es un ser omnipotente y omnisciente.

2. La llegada del socialismo es inevitable.

3. La llegada del socialismo es deseable.

La marca esencial del socialismo es que uno solo actuará. El empleo de todos los factores de producción está dirigido por una sola agencia.

XXVI. LA IMPOSIBILIDAD DEL CÁLCULO ECONÓMICO BAJO EL SOCIALISMO

El problema bajo el socialismo es que uno no puede, al comparar los costos que se gastan y las ganancias que se ganan, recurrir a cualquier operación aritmética. No hay una elección racional de medios para el mejor logro posible de los fines últimos buscados.

Solo en los últimos años los escritores socialistas se han embarcado en el diseño de esquemas para el cálculo económico socialista. Por supuesto, lamentablemente han fracasado en esta tarea.

El problema del cálculo económico socialista es precisamente este: en ausencia de un mercado de capitales (un resultado de la abolición de la propiedad privada de los medios de producción), es decir, los precios de mercado de los factores de producción, un cálculo de ganancias o pérdidas no es factible.

Los neosocialistas quieren abolir el control privado de los medios de producción, el intercambio de mercado, los precios de mercado y la competencia. Pero al mismo tiempo, quieren organizar la utopía socialista de tal manera que las personas puedan actuar como si estas cosas estuvieran aún presentes. Pero el sistema capitalista no es un sistema empresarial. Uno no puede jugar especulación e inversión.

El estado de equilibrio no se puede calcular (mediante ecuaciones y operaciones matemáticas) sobre la base del conocimiento de las condiciones en un estado de no equilibrio. No es menos erróneo creer que tal conocimiento de las condiciones bajo un estado hipotético de equilibrio podría ser de alguna utilidad para el hombre que actúa en una economía cambiante.

XXVII. EL ESTADO Y EL MERCADO

El capitalismo y el socialismo nunca pueden confundirse unos con otros. El sistema de intervencionismo o de la economía de mercado obstaculizada sigue siendo una economía de mercado. La autoridad interfiere con el funcionamiento de la economía de mercado, pero no quiere eliminar el mercado por completo.

Estado y gobierno no son fines, sino medios. Están diseñados para hacer que el orden social adoptado funcione de manera segura, la delimitación de las funciones gubernamentales debe ajustarse a sus requisitos. Tienen que salvaguardar el buen funcionamiento de la cooperación social.

Existe la idea de erigir un sistema social sobre la doble base de la propiedad privada y de los principios morales que restringen la utilización de la propiedad privada. El sistema recomendado, dicen sus defensores, no será ni socialismo ni capitalismo ni intervencionismo. Pero los partidarios de estas doctrinas no reconocen el papel que los motivos de acción que condenan como actos viciosos desempeñan en el funcionamiento de la economía de mercado. Porque lo que integra las acciones del individuo en el conjunto del sistema social de producción es la búsqueda de sus propios propósitos.

Laissez-faire significa: Deje que cada individuo elija cómo quiere cooperar en la división social del trabajo, y que los consumidores determinen qué deben producir los empresarios. Deje que el hombre común elija y actúe, no lo obligue a ceder ante un dictador.

Los problemas implicados en la interferencia directa del Estado con el consumo no son problemas catalácticos.

XXVIII. INTERFERENCIAS POR IMPUESTOS

Para mantener en funcionamiento el aparato social de coerción y compulsión, los Estados deben recurrir a los impuestos.

Un impuesto neutral no desviaría el funcionamiento del mercado de las líneas en las que se desarrollaría en ausencia de cualquier impuesto. Pero la idea del impuesto neutral es irrealizable. El impuesto total es la antítesis del impuesto neutral. Confisca todos los ingresos y herencias.

Los objetivos fiscales y no fiscales del impuesto no concuerdan entre sí. Los impuestos apropiados son bajos y no perceptiblemente desorganizan la producción y el consumo. Más allá de un límite moderado, los impuestos se convierten en dispositivos para la destrucción de la economía de mercado.

Hay tres clases de intervencionismo fiscal:

1. El impuesto tiene como objetivo suprimir totalmente o restringir la producción de productos definidos.

2. El impuesto expropia una parte del ingreso o riqueza.

3. El impuesto expropia íntegramente el ingreso y la riqueza.

XXIX. RESTRICCION DE LA PRODUCCION

La restricción de la producción significa que el Estado prohíbe o hace más difícil o más costosa la producción de artículos definidos. El efecto de su interferencia es que a las personas se les impide usar sus conocimientos y habilidades, su trabajo y sus medios materiales de producción en la forma en que obtendrían los mayores rendimientos y satisfacerían sus necesidades tanto como sea posible. Tal interferencia hace a las personas más pobres y menos satisfechas.

Una medida restrictiva, mientras coloca a la inmensa mayoría en desventaja, puede mejorar temporalmente la posición de algunas personas. Piden tales medidas porque quieren ser privilegiados. El ejemplo más llamativo es el proteccionismo. La función principal de los dispositivos proteccionistas hoy en día es disfrazar los efectos reales del intervencionismo. Estas políticas populares pretenden mejorar el bienestar material de los asalariados mientras que, de hecho, lo están perjudicando.

Uno no puede construir un sistema de acción económica solo a partir de medidas tan restrictivas. Ningún complejo de tales medidas puede vincularse en un sistema económico integrado. Pertenecen a la esfera del consumo, no a la esfera de la producción.

XXX. INTERFERENCIAS CON LA ESTRUCTURA DE PRECIOS

La interferencia con la estructura del mercado significa que la autoridad tiene como objetivo fijar los precios de los productos básicos y los servicios y las tasas de interés en una altura diferente de la que habría determinado el mercado sin trabas. Al recurrir a tales medidas, el Estado quiere favorecer al comprador (precios máximos) o al vendedor (precios mínimos).

El precio de mercado iguala la oferta y la demanda en cada instante. Pero si el Estado fija los precios, se perturba este equilibrio de la demanda y la oferta. Surge una tendencia a cambiar las actividades de producción de la producción de los bienes afectados por los precios máximos a la producción de otros bienes. Este resultado es, sin embargo, manifiestamente contrario a las intenciones del Estado . Es un completo fracaso. La política de intervencionismo por necesidad siempre se desintegrará y destruirá a cualquier entidad social.

Las tasas salariales del mercado tienden hacia el establecimiento del pleno empleo. Donde no hay interferencia del Estado ni del sindicato en el mercado laboral, solo hay desempleo voluntario o cataláctico. Pero tan pronto como la presión y la compulsión externas, ya sea por parte del Estado o por parte de los sindicatos, intentan fijar las tasas salariales en un punto más alto, surge el desempleo institucional. Nadie ha tenido éxito en el esfuerzo por demostrar que el sindicalismo podría mejorar las condiciones y elevar el nivel de vida de todos aquellos ansiosos por ganar salarios.

El único punto que importa es la relación entre el número de trabajadores y la cantidad de bienes de capital disponibles. Una tendencia hacia tasas salariales más altas no es la causa, sino el efecto, de la mejora tecnológica y la acumulación de capital.

XXXI. MONEDA Y MANIPULACIÓN DE CRÉDITO.

La variedad más simple y antigua de intervencionismo monetario es la degradación de las monedas en aras de la reducción de la deuda. La autoridad asigna a la moneda más barata la totalidad del poder del curso legal. Si bien la reducción de la deuda mejora las condiciones de las personas que ya estaban endeudadas en este momento, perjudica la posición de las personas ansiosas u obligadas a contraer nuevas deudas.

Una moneda metálica no estaba sujeta a la manipulación del Estado. La nueva variedad del patrón de intercambio de oro denominado patrón de intercambio de oro flexible ha sido sustituida por el principio de paridad rígida. La única razón para su aceptación fue hacer que los movimientos inflacionarios reiterados técnicamente fueran lo más simples posible para las autoridades.

Los objetivos de la devaluación fueron:

1. Para preservar la altura de los salarios nominales, mientras que los salarios reales deberían hundirse.

2. Para hacer que los precios de las materias primas, especialmente los precios de los productos agrícolas, aumenten en términos de dinero nacional.

3. Favorecer a los deudores a expensas de los acreedores.

4. Fomentar las exportaciones y reducir las importaciones.

5. Atraer a más turistas extranjeros y hacer que sea más caro para los propios ciudadanos del país visitar condados extranjeros.

En primer lugar, uno debe enfatizar el hecho de que todas sus supuestas bendiciones son solo temporales. Además, dependen de la condición de que solo un país devalúe, mientras que los otros países se abstengan de devaluar sus propias monedas. Por lo tanto, una aceptación general de los principios de la norma flexible debe resultar en una sobre oferta mutua entre las naciones. Al final de esta carrera está la destrucción completa de los sistemas monetarios de todas las naciones.

La expansión del crédito es la principal herramienta del Estado en su lucha contra la economía de mercado. Las consecuencias ineludibles de la expansión del crédito se muestran en la teoría del ciclo económico. Si bien hace que toda la comunidad sea más pobre, todavía puede enriquecer algunos estratos.

Si un Estado fija la paridad de su crédito interno o dinero fiduciario contra el oro o las divisas en un punto más alto que el mercado, se produce una situación que, muy inadecuadamente, se denomina escasez de divisas. Para mantener ese estado de cosas artificial, el Estado tiene que ir un paso más allá. Nacionaliza las transacciones de divisas, subvenciona la exportación, aumenta los aranceles de importación. Entonces, por supuesto, funciona el control de divisas.

XXXII. CONFISCACIÓN Y REDISTRIBUCIÓN

En la economía de mercado, el dualismo de dos procesos independientes, el de producción y el de distribución, no existe. Si el Estado quiere distribuirlo primero debe confiscarlo. Pero el capitalismo se basa en la expectativa de que no se producirá tal expropiación. Si esta expectativa está ausente, la gente preferirá consumir su capital en lugar de salvaguardarlo para el expropiador.

El principal instrumento del intervencionismo confiscatorio es la tributación. Así se ralentiza la acumulación de nuevo capital. Se aplica un control sobre el aumento de la productividad del trabajo y sobre el aumento concomitante de los salarios reales.

XXXIII. SINDICALISMO Y CORPORATIVISMO

El sindicalismo quiere dar la propiedad de las plantas a los trabajadores empleados en ellas. Los sindicalistas quieren transformar la democracia de los consumidores en una democracia de productores. Pero esta idea es falaz, ya que el único fin y propósito de la producción es el consumo. El corporativismo era simplemente una réplica italiana del socialismo de gremio británico. La idea fundamental tanto del socialismo de gremio como del corporativismo es que cada rama de los negocios forma un cuerpo monopolístico, el gremio o corporazione. Esta entidad goza de plena autonomía y autogobierno. Las relaciones mutuas entre los distintos gremios se resuelven mediante la negociación directa de gremio a gremio o por las decisiones de una asamblea general de los delegados de todos los gremios. El Estado interfiere solo cuando no se puede alcanzar un acuerdo entre los distintos gremios.

Las cosas están al revés. La producción se convierte en un fin en sí misma. En resumen, es una tontería.

XXXIV. LA ECONOMÍA DE LA GUERRA

Las guerras peleadas por las tribus primitivas fueron guerras ilimitadas o totales. Su objetivo era la victoria total y la derrota total. La desintegración del feudalismo produjo la guerra limitada.

La idea de una paz duradera resucitó en el cuerpo del liberalismo decimonónico. Estos liberales se dan cuenta de que lo que puede salvaguardar la paz duradera no es simplemente el gobierno del pueblo, sino el gobierno del pueblo bajo laissez-faire ilimitado. Mientras que el laissez-faire elimina las causas del conflicto internacional, la interferencia del Estado en los negocios y el socialismo crea conflictos para los cuales no se puede encontrar una solución pacífica. La sustitución del estado de bienestar por el estado de laissez-faire ha transformado la guerra limitada entre los ejércitos reales en guerra total.

A largo plazo, la guerra y la preservación de la economía de mercado son incompatibles. Pero esto no significa que una nación que está obligada a repeler a los agresores extranjeros debe sustituir el control gubernamental por la empresa privada. Si hiciera esto, se privaría de los medios de defensa más eficientes.

La aparición de la división internacional del trabajo requiere la abolición total de la guerra. La civilización moderna es un producto de esta filosofía.

XXXV. EL PRINCIPIO DE BIENESTAR FRENTE AL PRINCIPIO DE MERCADO

Las diversas escuelas de Sozialpolitik admiten que la economía de mercado aumenta la cantidad y mejora la calidad de los productos. Pero es deficiente desde el punto de vista social. El principio de bienestar debe ser sustituido por el de las ganancias. El capitalismo es malo, dicen, porque hay pobreza, desigualdad de ingresos y riqueza, e inseguridad.

Pero la pobreza no es causada por el capitalismo, sino por la ausencia del capitalismo. Lo que está mal con los países pobres es que la cuota per cápita de capital invertido es extremadamente baja en comparación con el equipo de capital de los países ricos.

La desigualdad de ingresos y riqueza es una característica inherente de la economía de mercado. Su eliminación destruiría por completo la economía de mercado. Es precisamente la desigualdad que genera la cooperación social y la civilización. Es el dispositivo para asegurar a toda la humanidad el máximo de beneficios que puede derivar de él. Lo que hace posible la existencia y la evolución de la sociedad es precisamente el hecho de que la cooperación pacífica bajo la división social del trabajo a la larga sirve mejor a las preocupaciones egoístas de todos los individuos. Bajo el sistema de desigualdad, el egoísmo impulsa a un hombre a ahorrar y siempre a invertir sus ahorros de tal manera que satisfaga las necesidades más urgentes de los consumidores. Bajo el sistema de igualdad este motivo se desvanece. Y es solo la acumulación de capital adicional lo que produce una mejora tecnológica, el aumento de las tasas de salarios y un mayor nivel de vida.

El concepto de seguridad es que los asalariados y los pequeños agricultores coinciden con el concepto de estabilidad de los capitalistas. Pero en una economía de mercado sin trabas, la ausencia de seguridad es el principio para una mejora constante en el bienestar material.

Ni el pensamiento económico ni la experiencia histórica sugieren que cualquier otro sistema social podría ser más beneficioso para las masas que el capitalismo. Los resultados hablan por sí mismos.

XXXVI. LA CRISIS DEL INTERVENCIONISMO

Las guerras, las depresiones económicas, el desempleo masivo y las hambrunas no son el resultado del capitalismo, sino del intervencionismo.

La esencia de la política intervencionista es tomar de un grupo para dar otro. Con la altura actual de las tasas de impuesto a la renta y la herencia, el fondo de reserva del cual los intervencionistas buscan cubrir todo el gasto público se está reduciendo rápidamente. Toda la doctrina del intervencionismo se derrumba cuando se drena esta fuente.

Las razones son dobles:

Primero: las medidas restrictivas siempre restringen la producción y la cantidad de bienes disponibles para el consumo.

Segundo: Todas las variedades de interferencia con los fenómenos del mercado no solo no logran los fines perseguidos, sino que producen un estado de cosas que es menos deseable que el estado de cosas anterior.

XXXVII. EL CARÁCTER NO INDEFINIDO DE LA ECONOMÍA

Los teoremas particulares de economía no están abiertos a ninguna verificación o falsificación sobre la base de la experiencia. No pueden trabajar si no son aceptados por la mayoría de la gente. Las masas eligen entre las ideologías desarrolladas por los líderes intelectuales de la humanidad. Si prefieren las malas doctrinas, nada puede prevenir el desastre. Un sistema social, aunque sea beneficioso, no puede funcionar si no está respaldado por la opinión pública.

XXXVIII. EL LUGAR DE LA ECONOMÍA EN EL APRENDIZAJE

La economía, como la lógica y las matemáticas, es un despliegue de razonamiento abstracto. La economía nunca puede ser experimental y empírica.

Los primeros economistas nunca concibieron la economía como una profesión. El desarrollo de una profesión de economistas es una rama del intervencionismo. El economista profesional es el especialista en el diseño de diversas medidas de interferencia del Estado con las empresas.

El economista no calcula ni puede calcular la estructura futura del mercado. Lo que la gente espera de los economistas está más allá del poder de cualquier hombre mortal.

La economía se ocupa de la interconexión de todos los fenómenos de acción. Los problemas catalácticos no pueden hacerse visibles si uno trata cada rama de producción por separado. No hay cosas tales como "economía del trabajo" o "economía de la agricultura". Solo hay un cuerpo coherente de economía.

La enseñanza en el nivel elemental necesariamente, tan pronto como se trata de la enseñanza de la historia y la economía, se convierte en adoctrinamiento. Pero esto no puede significar que la economía debe seguir siendo una rama esotérica del conocimiento accesible solo para pequeños grupos de académicos y especialistas. Por el contrario, es el estudio principal y adecuado de cada ciudadano.

XXXIX. LA ECONOMÍA Y LOS PROBLEMAS ESENCIALES DE LA EXISTENCIA HUMANA

La ciencia (economía) no valora, pero proporciona al hombre que actúa toda la información que pueda necesitar con respecto a sus valoraciones. Pero la praxeología y la economía nunca le dicen a un hombre a qué fines debe apuntar. Simplemente muestran cómo un hombre debe actuar si quiere lograr sus fines. La economía no valora los objetivos buscados por un hombre. Se trata únicamente de los medios adecuados para el logro de fines definidos.

Si la gente ignora sus enseñanzas y advertencias, no anulará la economía, anulará a la sociedad y la raza humana.

 


Termina la traudcción en español

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

References

Written by Martin Stefunko, a former Mises fellow, when he was studying at the Economic University of Bratislava, Slovakia (June 26, 2000).

Cite This Article

Stefunko, Martin, "Human Action: A Chapter-by-Chapter Summary," published on mises.org, October 3, 2018.

Shield icon interview