Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | Reseña: Austerity: When It Works and When It Doesn’t

Reseña: Austerity: When It Works and When It Doesn’t

Tags Impuestos y Gasto

06/27/2019Mark Thornton

Austerity: When It Works and When It Doesn’t de Alberto Alesina, Carlo Favero y Francesco Giavazzi

Princeton: Princeton University Press, 2019, xvi + 245 pp.

Mark Thornton ([email protected]) es catedrático emérito del Instituto Mises y Editor de Revisión de Libros de la QJAE.

Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 1 (primavera de 2019), para la edición completa, haga clic aquí.

La austeridad es, simple y llanamente, vivir dentro de las posibilidades de la gente normal. La política de austeridad se aplica a los gobiernos que gastan un presupuesto relativamente generoso por encima de sus posibilidades y luego (periódicamente) tienen que recortar sus gastos en exceso de los ingresos fiscales o se enfrentan a graves consecuencias económicas. Esto generalmente implica aumentar los impuestos, recortar el gasto, o ambas cosas.

La política de austeridad es una cuestión política, o eso dicen algunos. Los ciudadanos no quieren que se aumenten sus impuestos o que se reduzcan sus beneficios. Los empleados del gobierno no quieren que sus presupuestos se reduzcan y ciertamente no quieren ver recortes en el personal o, Dios no lo quiera, recortes en sus propios salarios y beneficios.

No es sorprendente que haya un debate político en curso sobre la eficacia de la política de austeridad. ¿Algunas personas creen que es necesario y puede ser perjudicial? Los sindicatos de empleados del Estado, los contratistas del gobierno y los grupos progresistas-socialistas gastan dinero y esfuerzo en cabildeo contra la austeridad, mientras que los grupos basados en los contribuyentes gastan dinero apoyando los planes de austeridad que reducen el gasto en lugar de aumentar los impuestos.

Es fácil enturbiar las aguas políticas porque es difícil medir adecuadamente los resultados de los distintos tipos de planes de austeridad. ¿Consiste un plan principalmente en aumentos de impuestos o en una reducción del gasto público? Luego hay confusión adicional porque los resultados de cualquier plan se verán afectados por otros factores como la política monetaria y la política regulatoria que tienen impactos simultáneos en la economía y el presupuesto del gobierno.

Sin embargo, es fundamental obtener las respuestas correctas, ya que se necesitarán planes de austeridad correctivos para hacer frente a la actual extravagancia presupuestaria del Gobierno en un futuro próximo. En muchos países, la deuda pública ya ha crecido por encima de los niveles sostenibles. En los EE.UU., el gobierno federal administra rutinariamente déficits de billones de dólares y se dirige hacia un acantilado fiscal de grave declive económico incluso antes de que se levantara la bandera del New Deal Verde.

Cuando la próxima recesión golpee a los EE.UU., podría resultar en una disminución significativa del PIB y esto resultará en menores ingresos para el gobierno y mayores gastos para cosas como el bienestar y los beneficios de desempleo. Otra preocupación conexa es la subida de los tipos de interés, que aumentaría considerablemente el importe de los pagos de intereses de la deuda pública. Si se produjera simultáneamente una recesión y unos tipos de interés más altos, lo que parece probable, la política de austeridad podría ser una necesidad.

Un nuevo libro del economista de Harvard Alberto Alesina, y de Carlo Favero y Francesco Giavazzi, ambos de la Universidad Bocconi, aborda estos temas. En Austerity: When It Works and When It Doesn’t, proporcionan un examen empírico exhaustivo de miles de medidas fiscales aplicadas por 16 economías avanzadas desde finales de la década de los setenta. Un aspecto central de su análisis es la distinción entre los planes de austeridad que dependen en su mayor parte o totalmente de los aumentos de impuestos y los planes de austeridad que dependen en su mayor parte o totalmente de los recortes en los gastos.

Encuentran que los planes basados en el aumento de impuestos, es decir, los planes de TB, son profundamente recesivos en el corto y mediano plazo y son ineficaces para abordar los problemas de la deuda. Por el contrario, consideran que los planes basados en la reducción de gastos, es decir, los planes de EB, no son profundamente recesivos en el corto y mediano plazo y son eficaces para abordar los problemas de la deuda e incluso pueden conducir a una expansión económica.

Este hallazgo invalida la queja keynesiana de que los recortes en el gasto público reducen la demanda agregada y causan recesiones más profundas. La razón principal por la que el punto de vista keynesiano es inválido es que los recortes de gastos creíbles dan a los empresarios e inversores la confianza de que no se producirán aumentos de impuestos en el futuro. Las reducciones inmediatas y planificadas del gasto son una señal de que los impuestos serán más bajos, o al menos no más altos, en el futuro y esto es bueno para la economía. Además, los planes de EB pueden incluso desencadenar expansiones económicas y no son necesariamente un «beso político de la muerte», como algunos han alegado.

El Capítulo 3 proporciona varios estudios de caso de países que han empleado planes de TB o EB y lo que han experimentado. Varios países adoptaron medidas de austeridad a principios del decenio de los ochenta. Por ejemplo, Bélgica tenía un déficit presupuestario del 16,4% del PIB en 1981. En respuesta, las autoridades anunciaron un plan de austeridad plurianual que redujo el gasto en un 6,5% del PIB, mientras que los ingresos sólo aumentaron un 1,8%. La economía se contrajo en 1981 y luego se volvió positiva, alcanzando un crecimiento del 4,3% en 1988. Por el contrario, entre 1982 y 1986 Irlanda adoptó un plan de austeridad basado casi exclusivamente en aumentos de impuestos. Casi todos los aspectos de la economía irlandesa experimentaron impuestos más altos, totalizando casi el 7% del PIB. Como resultado, la economía siguió siendo lenta, el déficit no se redujo y la relación entre la deuda y el PIB aumentó del 74% al 107% en 1986. En 1987, Irlanda adoptó un nuevo plan de austeridad basado enteramente en recortes de gastos y la economía se recuperó rápidamente. Este capítulo vale por sí mismo más que el precio del libro.

Comparando los planes de TB y EB en el Capítulo 7, los autores encuentran que los planes de EB son mejores que los planes de TB en términos de producción, consumo y mucho mejores, como cabría esperar, en términos de inversión. Además, como era de esperar, los EB son superiores a los planes de TB en términos de confianza de los consumidores y de las empresas. En términos de planes EB, los planes basados principalmente en recortes en los pagos de transferencias y los basados principalmente en recortes generales en el gasto público son superiores a los planes TB.

Los autores tratan de eliminar el impacto de otras políticas y aspectos de los planes de austeridad. Por lo tanto, examinan los posibles impactos de la política monetaria, los movimientos del tipo de cambio y las reformas estructurales en los mercados de trabajo y de productos, por ejemplo, la desregulación, y sus resultados siguen siendo válidos. También encuentran que los planes de EB fueron muy superiores a los planes de TB en términos de reducir la relación deuda/PIB, una de las razones principales de los planes de austeridad en primer lugar.

En el capítulo 8 los autores examinan el impacto de la austeridad en la crisis financiera posterior a 2008. El resultado de que los planes de EB son superiores a los planes de TB se mantiene, pero los autores advierten:

Hay que tener en cuenta que la política fiscal no fue el único actor en este campo: la crisis bancaria, el colapso de la confianza, las crisis crediticias también jugaron un papel. Sería simplista atribuir todo lo que ocurrió en Europa entre 2010 y 2014 únicamente a la política fiscal. (p. 158)

El Capítulo 9 aborda la cuestión de cómo el estado del ciclo económico, es decir, las expansiones o contracciones, deberían afectar los planes de austeridad (no mucho). El capítulo 10 aborda el impacto de los planes de austeridad en las candidaturas a la reelección y si son necesariamente un beso político de muerte (normalmente no lo son).

Este es un libro importante con resultados consistentes que favorecen los planes de austeridad de EB sobre los planes de austeridad de TB tanto en términos de producción actual como de deuda nacional. Esencialmente, la evidencia apoya el enfoque austriaco de la recuperación después de un ciclo de auge y caída, pero también es de aplicación general.

Hay un par de cosas que habrían mejorado el libro. La primera es que los autores no explotan plenamente la cuestión de los planes de EB que se basaban en su mayor parte o totalmente en recortes al empleo público, ya sea en el número de empleados o en recortes a los salarios, prestaciones y pensiones, con el fin de equilibrar el presupuesto. El debate actual sobre la austeridad parece concentrarse en empeorar la situación de los contribuyentes con aumentos de impuestos o la de los ciudadanos, ya que los recortes de gastos a menudo restringen el acceso a los beneficios y programas del Estado.

Otro enfoque de la austeridad sería reducir el número de empleados del gobierno, sus salarios, prestaciones y pensiones, que suelen ser excesivos. Uno de los beneficios de este enfoque es que si los políticos y los burócratas supieran de antemano que sufrirían de un gasto deficitario derrochador, probablemente habría menos gasto derrochador en primer lugar. En otras palabras, hacer que los políticos y los burócratas sufran más que los contribuyentes y los ciudadanos.

Otra cuestión que debe abordarse es el valor del gasto público. Los keynesianos afirman que la austeridad nos empeora porque el PIB caerá más que de otro modo debido a la disminución del gasto público. Sin embargo, como Simon Kuznets, uno de los fundadores de la contabilidad del ingreso nacional, dejó claro, la producción gubernamental no se mide en el mercado, por lo que su valor es desconocido. La mayoría de los gastos del Estado son de un valor fuertemente negativo o ciertamente de menos de 1 dólar por cada 1 dólar de gasto del Estado, y muy pocos de ellos valen más de 1 dólar. Incluso a los estudiantes universitarios de primer año se les enseña que el PIB es una medida inexacta del bienestar económico, pero aparentemente el análisis econométrico aún no ha llegado a ese punto. Por cierto, si se abordara este problema, sólo se reforzarían los hallazgos de nuestros autores.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Cite This Article

Thornton, Mark, Review of "Austerity: When It Works and When It Doesn’t," Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 1 (Spring 2019): 100–04.

Shield icon interview