Desmintiendo el artículo de Vox sobre «Desmintiendo las leyes económicas».

Desmintiendo el artículo de Vox sobre «Desmintiendo las leyes económicas».

08/07/2019Per Bylund

Vox es una fuente interminable de ignorancia. Como este artículo sobre cuatro «leyes» de la economía que son simplemente erróneas. Algunas de estas afirmaciones son ciertamente erróneas, pero también lo es afirmar que los economistas las hacen.

Veamos cada uno de ellos.

1) Ir por debajo de la tasa natural de desempleo podría desencadenar una espiral inflacionaria.

No tengo ni idea de cómo el escritor puede pensar que es una «ley de hierro» (su término), pero incluye las palabras «podría chispear». ¿Cómo es eso una ley?

2) Todos ganan con la globalización.

No, los economistas no dicen eso. La globalización es un triunfo, pero hay dolores de transición y reasignaciones de recursos. Los empleos en industrias ineficientes desaparecen, se crean empleos donde la mano de obra es más valiosa.

3) Los profundos déficits presupuestarios desplazarán a la inversión privada.

Otra extraña tergiversación. ¿Por qué alguien pensaría que los déficits presupuestarios desplazan a la inversión privada? No es el déficit lo que hace esto, sino las inversiones del Estado, sean o no financiadas por los déficits presupuestarios.

4) Un salario mínimo más alto sólo perjudicará a los trabajadores.

Por supuesto, el autor se refiere al único estudio que encontró un caso en el que esto parece no haber ocurrido. Sin embargo, sigue siendo un malentendido, porque las leyes sobre el salario mínimo (establecido por encima del salario de mercado) causan menos empleos de los que hubiera habido de otra manera. Esto no significa que la gente será despedida en masa, sino que no se crearán puestos de trabajo en cantidades tales como las que se habrían creado de otro modo. Tienes que ser un progresista para no ver esto. Y luego, por supuesto, usted se referirá al estudio (ampliamente criticado) de Alan Krueger como si no hubiera cientos, sino miles, de estudios que muestren exactamente lo que la teoría nos dice: que obligar a los empleadores a pagar a los trabajadores más de lo que contribuyen a la cuenta de resultados significa que esos trabajadores no obtendrán los empleos. (Si esta lógica parece extraña, es porque no estás pensando con lógica)

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Joey Rothbard

10 hours agoDavid Gordon
Hoy habría sido el 91 cumpleaños de Joey Rothbard. Era el «marco indispensable» de Murray Rothbard. Era una académica por derecho propio, pero dedicó su vida a ayudar a Murray. Era una amiga maravillosa, y la extraño mucho.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El Banco Central Europeo duplica su apuesta por el dinero barato

09/13/2019Ryan McMaken

No es que la mejora de la calidad haya desaparecido realmente, pero el Banco Central Europeo está subiendo el listón con el recorte de los tipos de interés de hoy. Según el Wall Street Journal de hoy:

El Banco Central Europeo redujo su tipo de interés clave y lanzó el jueves un amplio paquete de compras de bonos que sienta las bases para un largo período de política monetaria ultraloosa, sacudiendo los mercados financieros europeos y provocando una respuesta inmediata del Presidente Trump.

La iniciativa preventiva del BCE tenía como objetivo aislar a la tambaleante economía de la zona euro de una desaceleración mundial y de las tensiones comerciales. Se trata de la mayor dosis de estímulo monetario del BCE en 3½ años y un final audaz para el presidente saliente Mario Draghi, que parece estar comprometiendo a su sucesor con tipos de interés negativos y un programa de compra de bonos de duración indefinida, posiblemente durante años.

Pero la medida provocó la oposición de un puñado de funcionarios del BCE, según personas familiarizadas con el tema, al tiempo que dejaba sin respuesta cuestiones prácticas clave. En primer lugar: ¿Durante cuánto tiempo puede el BCE seguir comprando bonos sin ampliar significativamente el conjunto de activos que puede comprar? Algunos analistas estimaron que podría ser menos de un año.

entralbanks.PNG

Mientras tanto, el presidente intentó utilizar la medida para presionar a la Reserva Federal para que aumentara sus propios planes de control de calidad, escribiendo: «El Banco Central Europeo, actuando con rapidez, recorta los tipos de interés en 10 puntos básicos. Están intentando, y logrando, depreciar el euro frente al Dólar MUY fuerte, perjudicando las exportaciones.... de EE.UU. Y la Reserva Federal se sienta, y se sienta, y se sienta. ¡A ellos les pagan por pedir dinero prestado, mientras nosotros pagamos intereses!».1

Trump, aparentemente no se preocupa por los efectos de las tasas negativas en el sector bancario o en los presupuestos familiares.

Por ejemplo, el sector bancario europeo se ha visto muy afectado por los tipos negativos, como ha demostrado recientemente Maurus Adam en mises.org:

Los bajos tipos de interés hacen que el crédito para los bancos privados (y a su vez, para los consumidores) sea más barato. Pero al mismo tiempo, el bajo rendimiento de los bonos del Estado hace que la inversión en estas opciones a largo plazo sea poco atractiva. La inflación y las opciones de bajo rendimiento de la inversión disuaden a la gente de ahorrar e invertir capital, pero fomentan el gasto. Además, los bajos tipos de interés se traducen en una baja rentabilidad para los bancos sobre el crédito que conceden a los consumidores. El alto consumo, la baja inversión y los bajos beneficios de todas las actividades bancarias afectan fuertemente a la capacidad de los bancos europeos para competir. En consecuencia, se publicará el informe Markets Insider:

El banco ha tenido dificultades financieras debido a los tipos de interés más bajos de Europa y a la fuerte competencia en el sector bancario alemán, lo que ha limitado su capacidad de invertir y expandirse en línea con sus rivales estadounidenses.

Los tipos de interés extremadamente bajos en la Eurozona golpearon duramente a la rama de inversión del banco....

Y, como informó Matt Egan en la CNN:

Las luchas del Deutsche Bank también se han visto amplificadas por algo que el prestamista de 149 años nunca imaginó, sobre todo porque nunca antes había ocurrido en la historia moderna: tipos de interés negativos. En 2014, el Banco Central Europeo quería impulsar la lentitud de la economía, pero los tipos de interés ya estaban a cero. La decisión no convencional de llevarlos a un territorio negativo tenía como objetivo fomentar el crecimiento y evitar la deflación, pero significaba que se cobraba a los bancos una comisión por aparcar sus reservas en el banco central. Las políticas extremas del BCE pueden haber inyectado un poco de vida a la adormecida economía europea, lo que a su vez ha dado un impulso al Deutsche Bank y a otros prestamistas. Sin embargo, los tipos negativos también están aplastando la rentabilidad de todos los bancos, incluido el Deutsche Bank. Y esta política poco ortodoxa —que el BCE está a punto de duplicar— está haciendo muy difícil revivir al campeón del sistema bancario alemán. Pero las tasas no tienen que ser negativas para tener un impacto negativo en los ahorradores y pensionistas. Con el fin de ver cualquier ganancia significativa del ahorro en una economía con tasas ultra bajas, un inversionista debe involucrarse en la búsqueda de rendimientos, pero eso es mucho más difícil para los hogares comunes que no tienen las herramientas de los inversionistas ricos a su disposición —herramientas que permiten una variedad de inversiones de riesgo que pueden traer retornos considerables. La gente común, en cambio, no puede apostar sus ahorros de esa manera, y ni siquiera puede acceder a los fondos de cobertura y otras herramientas diseñadas para buscar rendimientos en un entorno con tan pocas oportunidades de rendimiento.

Además, los fondos de pensiones que dependen de inversiones más seguras y tradicionales deben perseguir inversiones más arriesgadas o prescindir del tipo de ganancias que necesitan. Esto significa que los futuros jubilados tendrán que hacer frente a un número mucho menor de retornos y a una disminución del nivel de vida.

Nada de esto le concierne al presidente, aparentemente, ya que ahora parece que se está dando prisa para conseguir su versión del estilo europeo QE.

Ayer mismo, exigía a la Reserva Federal que redujera la tasa objetivo de los fondos federales «a CERO, o menos».2

Es decir, el presidente aparentemente cree que los ahorradores deberían tener que pagar para ahorrar dinero, como es potencialmente el caso bajo un régimen de tipos negativos.

El presidente también podría querer considerar el hecho de que incluso después de una década de políticas de dinero fácil extremo, la economía europea sigue siendo débil, y el crecimiento de la zona euro se ha ralentizado a menos del uno por ciento.

Esto no sorprenderá a los halcones que entienden que el dinero fácil no es exactamente una fórmula milagrosa para el crecimiento económico. Pero este hecho es aparentemente irrelevante para el presidente, que ve la política monetaria como poco más que una herramienta para estimular las exportaciones.

Aunque ahora se espera que la Reserva Federal reduzca su propia tasa objetivo a finales de este mes, sólo cabe esperar que se mantenga en sólo 25 puntos básicos.

fedfunds_0.PNG

Después de todo, la buena noticia es que, con una tasa objetivo del 2,25 por ciento, el banco central de los EE.UU. parece relativamente sano en comparación con el BCE y el Banco de Japón, que están empleando tasas negativas. La Reserva Federal está incluso superando con creces la tasa objetivo del Banco de Inglaterra del 0,75 por ciento.

Mientras la Reserva Federal no incremente significativamente su propio balance y otros esfuerzos de mejora de la calidad en respuesta al BCE y a otros bancos centrales, el dólar seguirá pareciendo relativamente atractivo en comparación con otras monedas. Las predicciones de que el dólar se devaluará rápidamente en relación con otras monedas son probablemente exageradas. Es cierto que las tendencias geopolíticas más amplias, como los esfuerzos de desdolarización de algunas de las principales economías del mundo, constituyen una amenaza. Pero estos esfuerzos están fuera de la política monetaria común y corriente en este momento, que sigue apuntando a un dólar relativamente sólido.

Un resumen de las tarifas establecidas más recientemente:

  • ESTADOS UNIDOS: 2,25%.
  • Canadá: 1,75%
  • REINO UNIDO: 0,75%.
  • Australia: 1,0%
  • BCE: -0,5
  • Japón: -0,1%.

Nota: Todos los gráficos son de Ryan McMaken. Aquí están los tipos de interés clave específicos que se tratan aquí, con enlaces:

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Estados Unidos después del 11 de septiembre: los terroristas ganaron

09/11/2019Ryan McMaken

El 11 de septiembre de 2001, los terroristas estrellaron aviones contra el World Trade Center y el Pentágono. Horas más tarde, más de 2.900 personas murieron, la inmensa mayoría de ellas en los edificios de oficinas civiles del World Trade Center de Nueva York.

En 24 horas, el gobierno de los Estados Unidos estaba haciendo lo que mejor sabe hacer. Exigió más poder, y se puso a trabajar con esquemas para usar su enorme aparato militar y de seguridad nacional – un grupo de agencias que habían recibido más de medio billón de dólares durante ese año fiscal.

Cuando el estado de seguridad nacional de los Estados Unidos fracasó el 11 de septiembre, ni una sola persona con un nivel significativo de responsabilidad perdió su trabajo.

Notablemente, las mismas personas que fallaron totalmente en proveer seguridad nacional el 11 de septiembre fueron las mismas personas a las que se les confió la provisión de seguridad el 12 de septiembre. Excepto ahora, a esas personas, y a sus agencias gubernamentales, se les otorgó más poder, presupuestos más grandes, y se les sometió a menos escrutinio legal y público que nunca antes.

En noviembre, el gobierno federal ya se había recompensado generosamente por su incompetencia. El Congreso aprobó, y el Presidente firmó, la Ley Patriota de los Estados Unidos, una medida que transformó la jurisprudencia estadounidense e hizo de cada estadounidense un presunto terrorista, abierto a la vigilancia de agentes del gobierno. Los políticos de Washington DC también habían creado otro departamento federal, el Departamento de Seguridad Nacional, porque aparentemente el Departamento de Defensa se ocupa de otras cosas además de la defensa de la»patria» estadounidense.

Esta guerra contra el pueblo estadounidense se complementó con una guerra de disparos ordinaria contra otros estados nacionales, incluyendo aquellos que no tenían absolutamente nada que ver con los bombardeos del 11 de septiembre. La invasión de Irak, por ejemplo, fue construida sobre inteligencia manipulada y distorsionada por la Casa Blanca y por el director de la CIA, George Tenet. Irak no era una amenaza para los Estados Unidos en absoluto. Pero Washington, DC ama la guerra, y tras el 11 de septiembre, el público estadounidense aparentemente estaba dispuesto a creer cualquier cosa. Así que los políticos tienen su guerra. Y he conseguido muchos desde entonces.

Mientras tanto, en su país, el gobierno de Estados Unidos se estaba transformando en algo que parecía estar más basado en China que en un gobierno que afirmaba venerar la Carta de Derechos.

Como escribe Jacob Hornberger..:

Además, el régimen [chino] puede torturar a los prisioneros y lo hace. Una vez más, no hay nada que nadie pueda hacer para evitarlo. La tortura es a menudo tan brutal que algunos individuos independientes y valientes que protestaban salen del proceso carcelario como personas quebrantadas, cuyas mentes han sido arregladas a través de una reeducación brutal y tortuosa.

Antes de los ataques del 11 de septiembre, ese tipo de cosas no podían ocurrir aquí en los Estados Unidos, al menos no legalmente. Si el gobierno arrestaba a alguien, se le exigía que presentara cargos formales por escrito (por ejemplo, una acusación) que notificaran a la persona de los cargos que se le imputaban. También tendría derecho a un juicio con jurado en lugar de un juicio con juez o un juicio ante un tribunal. Tenía derecho a un abogado que lo representara. También tiene derecho a un juez independiente. Y nada de castigos crueles e inusuales, como la tortura. Todo esto se debe a que nuestros antepasados estadounidenses tuvieron la sabiduría de garantizar tales derechos en la Carta de Derechos.

¿Y si los funcionarios estadounidenses le hicieran a alguien lo que el gobierno chino le ha hecho a Simon Cheng? En ese caso, la Constitución le permite presentar una petición de hábeas corpus, un derecho que se remonta a varios siglos en la historia inglesa y que en realidad es el eje de una sociedad libre. Un juez federal independiente ordena al gobierno que lleve a la persona a juicio y demuestre por qué no debe ser puesta en libertad. En la audiencia de hábeas, el juez ordena al gobierno que acuse a la persona de un delito o que la libere. No hay detención indefinida, como en China. Y por supuesto, nada de tortura.

Todo eso terminó con los ataques del 11 de septiembre. En ese momento, la rama de seguridad nacional del gobierno federal adoptó muchos de los mismos poderes que el régimen comunista chino, y sin ninguna enmienda a la Constitución. Los militares y la CIA, dos de los principales elementos del estado de seguridad nacional, ahora tienen el poder de tomar a cualquiera, incluyendo tanto a estadounidenses como a extranjeros, bajo custodia militar o de la CIA, simplemente etiquetándolos como «terroristas», retenerlos todo el tiempo que quieran en una mazmorra militar o en un campo de prisioneros secreto de la CIA, torturarlos e incluso asesinarlos. Aunque los estadounidenses todavía tienen el derecho de presentar una petición de hábeas corpus, los jueces federales suelen deferir al Pentágono y a la CIA en su determinación de que una persona representa una amenaza para la «seguridad nacional».

En los Estados Unidos de hoy, todo el mundo es un terrorista en potencia. La «seguridad nacional» exige que los ciudadanos estadounidenses sean asesinados por aviones teledirigidos sin juicio. O haber caído en Guantánamo y se olvidarla. Por si acaso.

Después de los ataques terroristas, a menudo nos decían que debíamos continuar con nuestra vida diaria, o de lo contrario «los terroristas ganan», excepto que no eran los terroristas los que más hacían para cambiar a Estados Unidos. Para Estados Unidos, el mundo posterior al 11 de septiembre significó más búsquedas, más regulaciones, más espionaje, más deudas y más arengas interminables sobre cómo debemos «apoyar a las tropas» y cómo «o estás con nosotros o con los terroristas» «debemos sacrificarnos», nos dijeron. Tu «libertad» lo exige.

¿Cuál fue la ventaja? Hasta ahora, no hay razón para creer que la haya. No se aportan pruebas, sobre todo porque el gobierno federal mantiene todo en secreto, clasificado o no apto para el público: «Confía en nosotros, te mantenemos a salvo» es el estribillo constante. Por alguna razón, mucha gente lo compra.

Mientras tanto, los propios federales no sacrificaron nada. Para los federales, era más de lo que siempre habían querido. Más dinero de los contribuyentes. Más potencia. Más autoridad sin trabas para encarcelar, espiar, gravar, registrar y controlar. Sus abismales fracasos el 11 de septiembre no condujeron a ningún cambio, ninguna reforma y ninguna rendición de cuentas. Para ellos, todo mejoró.

Si la destrucción de las libertades americanas era algo que los terroristas querían, entonces ellos también obtuvieron lo que querían.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La política de Modi de mayores impuestos, gastos e inflación hacen de la India un riesgo creciente en los mercados emergentes

09/10/2019Daniel Lacalle

La economía de la India tuvo un crecimiento anual del 5,0 por ciento en el trimestre abril-junio, el más lento en más de seis años, arrastrado por la débil demanda de los consumidores y las inversiones privadas.

Una encuesta de economistas de Reuters había pronosticado un crecimiento anual de 5,7 por ciento para abril-junio, comparado con un aumento de 5,8 por ciento en el trimestre anterior. Para abril-junio de 2018, India reportó un crecimiento del 8 por ciento.

El año pasado comenté aquí los riesgos para la India.

Los gobiernos siempre consideran que los problemas económicos provienen de la falta de demanda, y se asignan la tarea de «corregir» esa suposición errónea mediante un aumento masivo de los déficits y una política monetaria que va mucho más allá de cualquier medida lógica.

Las crecientes políticas populistas de la India son parte de los problemas actuales de la nación.

Los datos recientes son bastante preocupantes.

La producción industrial, los PMI manufactureros y las estimaciones de crecimiento están bajando (según el Focus Economics).

Según el Kotak Economic Research, se prevé que el déficit por cuenta corriente de la India sea el más alto en seis años. La balanza de pagos global está registrando déficits superiores a los previstos, ya que las entradas de capital se debilitan y no pueden hacer frente al déficit de la balanza por cuenta corriente.

Otra advertencia viene de los vencimientos en divisas. Casi 220.000 millones de dólares de deuda a corto plazo, equivalente a más de la mitad de las reservas de divisas de la India, llegarán a su vencimiento en el ejercicio fiscal 2018-2019. Moody's afirma que la India es uno de los países menos expuestos al aumento del dólar estadounidense. Sin embargo, Moody's no esperaba que la rupia cayera tanto.

El vencimiento promedio de la deuda es de cerca de 10 años y más del 96 por ciento está en la moneda local, según Moody's. Sin embargo, también señala la baja asequibilidad de la deuda del país. Dado que la gran mayoría de la deuda está en moneda local, el incentivo para depreciar la rupia es muy alto.

Las reservas de divisas siguen siendo aceptables, pero pueden disminuir rápidamente. Es probable que las reservas de divisas sufran otra caída a medida que la rupia caiga frente al dólar estadounidense.

Al mismo tiempo, el 68% de la meta de déficit fiscal para 2019 se consumió en el primer trimestre.

India espera un déficit fiscal del 3,3% del PIB en 2018-19 que parece bastante difícil, dado el debilitamiento de los datos y el aumento de los gastos. El déficit se revisó al alza hasta el 3,5% del PIB en 2017-18.

La combinación de un mayor déficit comercial y fiscal, sumada a la disminución de las reservas, hace que la moneda se debilite gravemente. La rupia sigue cayendo en picado frente al dólar.

El gobierno de la India suele resolver esta ecuación aumentando los subsidios y los impuestos. Esa combinación no funcionará en un mundo que tiene una menor tolerancia a los desequilibrios fiscales y comerciales y un escenario de riesgo. Además, la cuña fiscal ya es una carga elevada. Como señala Prateek Agrawal, «si uno mira el GST y los impuestos sobre las secciones ricas, India se clasificaría como uno de los países con los impuestos más altos del mundo. Para el consumo, estas secciones están pagando cerca del 60 por ciento de los ingresos como impuestos).

Además, imprimir más rupias no va a resolver los desafíos.

La situación en la India no es tan desesperada como en Turquía o Argentina, porque las reservas de divisas no se están agotando a un ritmo elevado, pero la tendencia es preocupante y las perspectivas de crecimiento, comercio y saldos fiscales se están debilitando.

El gobierno ha preferido aumentar los impuestos y el gasto, y la política de desmonetización fue un gran error (leer). Todo el dinero que se sacó del sistema volvió unos meses después. Es hora de que la India cambie sus políticas históricas de subsidio a los sectores de baja productividad para penalizar a los de alta productividad con más impuestos.

La India puede navegar fácilmente por esta confusión si cambia algunas políticas equivocadas del lado de la demanda. La pregunta es, ¿lo hará el gobierno? ¿O preferirán culpar a un enemigo externo y aumentar los desequilibrios?

Si el gobierno decide ignorar estos temas, India podría convertirse en un gran riesgo en los mercados emergentes.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Trump detiene la guerra del Estado contra las bombillas incandescentes

09/09/2019Gregory Morin

La semana pasada, el Departamento de Energía de Trump anunció la relajación de un conjunto de normas de eficiencia energética de bombillas de luz (EISA, por sus siglas en inglés) implementadas por primera vez bajo la dirección de George W. Bush y finalizadas bajo la dirección de Obama. Las normas entrarán en vigor en enero de 2020 (eliminando las versiones incandescentes de las bombillas de tres vías, las bombillas en forma de vela, las bombillas en forma de globo y las bombillas reflectoras).

El chillido autista de la prensa corporativa y de los lacayos izquierdistas de la «política pública» no hace más que subrayar el alcance a que llegará «la Catedral» para mantener el fuego infernal del alarmismo climático. Para los seguidores de la Catedral el cielo se está cayendo literalmente. Es debido a su previsión que el resto de nosotros estamos acorralados para hacer «lo correcto» –es decir, gastar 10 dólares en una bombilla para ahorrar 15 dólares en electricidad– durante los próximos 30 años. A pesar de que el mercado siempre ha dejado de lado la tecnología antigua en favor de la nueva, no podemos esperar cuando se trata de eficiencia energética. En palabras del columnista del New York Times John Schwartz, necesitamos que el gobierno federal «obligue a los estadounidenses a usar bombillas más eficientes energéticamente». Tenga en cuenta que «fuerza» aquí es un eufemismo políticamente correcto para «amenazar con violencia iniciática». Ahora es verdad, la fuerza puede resolver problemas rápidamente. Todo lo que el ladrón necesita hacer es agitar su arma en mi cara y momentos después sus problemas monetarios se resuelven. Uno quisiera creer que en la «tierra de los libres» tal agresión patrocinada por el Estado no sería tan fácilmente elogiada como el método primario desplegado contra los problemas sociales percibidos. Por supuesto, no espero que el estado abjure de este poder especial que tiene en un futuro próximo, es la condición sine qua sine non de cada Estado/gobierno. Cuando un organismo de este tipo dicta a la ciudadanía lo que puede o no fabricar y comprar, entonces ese país ya no tiene derecho a llamarse a sí mismo «la tierra de la libertad» o a reclamar «libertad y justicia para todos».

Uno de los críticos más vocales de este retroceso, Andrew deLaski, del Appliance Standards Awareness Project, grabó un disco con algunos comentarios bastante sorprendentes. Por ejemplo

«La administración Trump está tratando de proteger la tecnología que se inventó por primera vez en el siglo XIX. Es como tratar de proteger al caballo y a la silla de paseo de la tecnología automovilística».

Corrígeme si me equivoco, pero según recuerdo, el Estado no prohibió la venta o fabricación del caballo y la silla de paseo a favor de la promoción del automóvil. Los consumidores hicieron la transición a la nueva tecnología con el tiempo a un ritmo mediado tanto por el costo como por las ventajas de la nueva tecnología.

Implicar que eliminar las regulaciones que están aniquilando una industria equivale a «proteger» a dicha industria tiene tanto sentido como decir que alguien que estaba en el proceso de apuñalarte hasta la muerte pero que luego se detiene y comienza a golpearte en la cara es en realidad ahora «protegerte» a ti. La verdad es el polo opuesto. Los fabricantes de bombillas fluorescentes y LED son los que reciben protección estatal en la medida en que la tecnología de la competencia ha sido prohibida. Pero estamos «protegiendo» el planeta para que el bien mayor triunfe sobre todo. Hace que uno se pregunte de lo que es capaz la izquierda cuando eventualmente tiene el poder y los apóstatas del clima están en su punto de mira. En palabras de Cole Porter, sospecho que será «todo vale».

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

The Economic Theory of Costs ahora en tapa blanda

Me complace anunciar que la colección 2018 The Economic Theory of Costs: Foundations and New Directions, está ahora disponible en rústica a un precio sustancialmente reducido (ver el post anunciando su publicación original aquí). Esta colección incluye contribuciones de destacados y prometedores estudiosos que trabajan en la tradición austriaca. Entre los colaboradores se encuentran muchos de los miembros más antiguos de la facultad del Instituto Mises, así como muchos de los becarios más jóvenes. Se centra especialmente en la teoría de precios, la característica única de la economía austriaca.

Por el momento, las copias más baratas están disponibles aquí y aquí.

El índice es el siguiente:

Introducción: «La teoría económica de los costos en perspectiva» Matthew McCaffrey

Costo y elección

Capítulo 1: «Debates contemporáneos sobre la teoría del coste de oportunidad y la pedagogía».

Jonathan Newman

Capítulo 2: «El "efecto de los ingresos" en la teoría del precio causal-realista» Joseph T. Salerno

La evolución de la teoría de la producción causal-realista

Capítulo 3: «Del equilibrio parcial marshalliano al equilibrio general austriaco: la evolución de la teoría de la producción de Rothbard» Patrick Newman

Capítulo 4: «El hombre, la economía y el Estado, Capítulo 5: La actividad del productor» Murray N. Rothbard

Riesgo, incertidumbre y costo

Capítulo 5: «El mito de la prima de riesgo» Jörg Guido Hülsmann

Capítulo 6: «El tiempo y la teoría del coste» Jeffrey M. Herbener

Teoría del precio causal-realista: debate y síntesis

Capítulo 7: «La teoría del monopsonio revisitada» Xavier Méra

Capítulo 8: «Costos y precios: una síntesis austro-post-keynesiana?» Mateusz Machaj

La organización económica, el emprendimiento y la empresa

Capítulo 9: «Economía austriaca y economía de costes de transacción: notas sobre una compatibilidad dudosa» Mihai-Vladimir Topan

Capítulo 10: «El problema de la gestión del socialismo: el costo a expensas del valor» Per L. Bylund

Capítulo 11: «Cálculo económico y los límites del emprendimiento social» Matthew McCaffrey

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La deuda nacional es ahora más de diez veces superior a los ingresos fiscales anuales

09/06/2019Ryan McMaken

Los políticos de Alejandría Ocasio-Cortez a Dick Cheney están de acuerdo en que los déficits no importan. Por supuesto, eso es exactamente lo que diría un político. Los políticos ganan puntos gastando el dinero de otras personas, así que naturalmente, no quieren escuchar nada sobre cómo la prudencia sugiere que sería una buena idea no gastar los 800 mil millones de dólares extra que no tienen.

Pero aparentemente hay poca preocupación en Washington, DC, ya que el déficit anual —por un solo año, por cierto— se acerca al trillón de dólares por primera vez desde los días en que se golpeó el botón del pánico de la Gran Recesión. Excepto que ahora vienen grandes déficits durante los»buenos» tiempos económicos.

Además, como ha pronosticado la Oficina de Presupuesto del Congreso, se espera que la carga de la deuda aumente al 125 por ciento del PIB en los próximos 20 años. Eso es más alto que la relación deuda/PIB de EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial.

Esto, por supuesto, no supone grandes trastornos geopolíticos o económicos, lo que empeoraría mucho las cosas.

Para aquellos que creen que las grandes deudas no son gran cosa, sin embargo, todavía no hay necesidad de preocuparse. Después de todo, dicen, los pagos reales de la deuda siguen siendo un problema menor. De hecho, siguen siendo más bajos que a principios de la década de 1990.

Considere el primer gráfico, por ejemplo. Si tomamos los pagos de intereses del gobierno federal y los calculamos como un porcentaje de los ingresos fiscales federales, encontramos que el 12 por ciento de lo que los federales reciben tiene que ser pagado como interés. Por otro lado, a principios de los noventa, los federales estaban pagando más del veinte por ciento de sus ingresos fiscales para el servicio de la deuda.

debtpayment.PNG
Fuente: Oficina de Gestión y Presupuesto y Oficina de Análisis Económico de los Estados Unidos.1

Por supuesto, no todo se debe a la carga de la deuda. Mucho depende de la tasa de interés. A finales de los noventa, por ejemplo, la tasa objetivo de los fondos federales era de más del 7 por ciento. La tasa de billetes a 10 años también fue de alrededor del siete por ciento, en comparación con el dos por ciento actual. No es de sorprenderse que los federales estuvieran pagando más por la deuda que bajo las condiciones actuales con una tasa de notas del dos por ciento.

Sin embargo, la CBO estima que la tasa de billetes a 10 años se duplicará de aquí a 2020. Soy escéptico de que suba tan rápido de sus bajos niveles actuales, pero cuando lo haga, también lo hará la cantidad de dinero que el gobierno federal tiene que dedicar al servicio de la deuda. Y eso significa recortes a cosas como defensa, seguridad social y medicare.

Además, a medida que la deuda aumenta, la necesidad de mantener el tipo de interés bajo a través de la «relajación cuantitativa» del banco central se hará más importante, lo que significa que los ahorradores de clase media se verán más afectados por las cuentas de ahorro y los planes de pensiones.

Pero quizás el aspecto más llamativo de la creciente deuda es el hecho de que realmente no se vislumbra un final, y los Estados Unidos no tienen ninguna posibilidad de pagar la deuda.

odemos ver esto cuando comparamos el tamaño total de la deuda con los ingresos del Estado.

Comparación de la deuda con los ingresos fiscales

Parte de la razón por la que a la gente le cuesta entender el tamaño de la deuda es porque a menudo se la compara con el tamaño total del PIB. Por ejemplo, es fácil encontrar en línea que la relación deuda/PIB de los EE.UU. en este momento es de alrededor del 105 por ciento. Pero, ¿qué significa eso? Un problema que encontramos aquí es el hecho de que cuando se trata de deudas personales, la gente no piensa en hacer pagos de deudas como un porcentaje del «PIB» de su hogar, lo cual no tendría mucho sentido, ya que la capacidad de pagar deudas suele depender de los ingresos.

Entonces, ¿cuál es la deuda nacional como porcentaje de los ingresos del gobierno federal? Los ingresos, en este caso son los ingresos fiscales del gobierno federal. Y resulta que, según esta medida, estamos en aguas inexploradas.

De hecho, la deuda nacional es ahora once veces la renta federal anual. Y por lo que puedo decir, es la más alta que ha habido. (En 1945, la deuda nacional era de 251.000 millones de dólares y los ingresos fiscales de 45.000 millones de dólares, lo que significa que la deuda nacional era 5,6 veces superior a los ingresos fiscales de ese año).

debtgraph.PNG

Específicamente, en 2018, la deuda nacional (21,4 billones de dólares) era 10,9 veces mayor que los ingresos fiscales anuales (1,9 billones de dólares). Eso es aún más alto que lo que fue durante los oscuros días del «estímulo» que siguió a la gran recesión. En 1981, por otra parte, la carga total de la deuda era sólo dos veces y media superior a los ingresos fiscales anuales.

Desde la perspectiva de la gestión del hogar, esto es más fácil de comprender. Por ejemplo, si un hogar tiene una proporción de ingreso a deuda como el gobierno federal, eso significaría un ingreso anual de $100.000 y una carga de deuda de un millón de dólares.

Ahora, a tasas de interés ultra bajas, si los pagos son de sólo interés, y los gastos diarios no relacionados con la deuda son bastante bajos, sin duda se podría manejar esto. Pero aquí hay riesgos. Las tasas de interés podrían subir. Otros gastos podrían aumentar. Y al final, los bisnietos siguen pagando la deuda de las vacaciones y se imaginan que sus antepasados compraron décadas antes. Peor aún, si las tasas de interés suben significativamente, los bisnietos tienen un nivel de vida más bajo porque tienen que dedicar más y más de sus posibles ahorros y consumo al servicio de la deuda improductivo.

Sin embargo, es probable que nada de esto convenza a los que piensan que la deuda no importa. Algunos todavía pueden aferrarse a la idea de que el Estado puede simplemente imprimir más dinero y comprar bonos para reducir los intereses y hacer pagos. El constante descenso de los tipos de interés es un problema para aquellos que dependen de los fondos de pensiones y otras inversiones que necesitan una rentabilidad de riesgo relativamente menor para crecer. Mientras tanto, los hogares con ingresos fijos se verán perjudicados por el aumento de la inflación, si ésta adopta la forma de inflación de los precios al consumo. Si, por otro lado, el crecimiento de la oferta monetaria conduce a la inflación de los activos y los precios (que es lo que tenemos ahora), entonces esto hará que la vivienda sea más inasequible, al tiempo que bloqueará a las personas de ingresos más bajos y de menor valor neto de una variedad de activos, como las viviendas.

Ahora bien, nada de esto es un escenario apocalíptico, pero es un escenario en el que las personas con ingresos bajos y moderados deben pagar más, y son capaces de ahorrar menos e invertir menos. Es un escenario de un nivel de vida que está en declive. Es un escenario en el que gran parte de la población se enfrenta a más obstáculos a la acumulación de riqueza y debe dedicar mayores niveles de ingresos y recursos a pagar las deudas de las generaciones pasadas. Los servicios gubernamentales, como los pagos de asistencia social y los servicios de transporte, también deben reducirse a medida que se gastan más ingresos fiscales en el servicio de la deuda. Y, por supuesto, la carga fiscal de la gente común no disminuirá.

  • 1. Para obtener información sobre el pago de intereses, véase el cuadro 3.2 de los cuadros históricos de la OMB. https://www.whitehouse.gov/omb/historical-tables/
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Por qué los derechos de propiedad son indispensables

En la discusión política de hoy, uno de los principios fundamentales sobre los que se ha construido nuestra sociedad ha sido el de la defensa: los derechos de propiedad privada y la protección de los mismos. Tomemos como ejemplo el debate actual sobre la escasez de viviendas en Alemania. Una propuesta política muy importante es la expropiación total de la vivienda. Otra es la limitación de la propiedad de los apartamentos residenciales.

Ideas como estas no sólo cuentan con el apoyo de los extremistas. Un grupo de activistas en Berlín recogió más de 77.000 firmas para la expropiación de corporaciones inmobiliarias privadas en Berlín. No se preocupe, el vehículo adecuado para algo así ya existe por cierto: la capital alemana ya tiene una autoridad de expropiación (Enteignungsbehörde).

Algunas propuestas son menos obvias, aunque tienen la misma base. El control de los alquileres o la prohibición de las «renovaciones de lujo» parecen inofensivas, pero siguen siendo intrusiones importantes en la propia propiedad. Después de todo, estas políticas resultarían en que el propietario, en el sentido legal, no tuviera poder real ni control sobre su propia propiedad.

Quienes se oponen a estas políticas subrayan acertadamente que la vivienda de propiedad pública conducirá a un estado de deterioro, como ocurrió en Alemania Oriental y como sigue ocurriendo hoy en día en los países socialistas. La razón es que si el Estado tiene sus manos en el sector de la vivienda en tan gran medida, se producirá un desequilibrio entre la oferta y la demanda. Y, como han demostrado Mises y Hayek, si fracasan demasiados ajustes en los precios de mercado, el sistema de precios también fracasará en última instancia, llevando al caos o a ese estado de desesperación. En este punto, los socialistas señalarán una junta central de planificación como solución, pero eso no sería más que una «pretensión de conocimiento».

Sin embargo, el problema fundamental, por supuesto, es el ataque a la propiedad privada en sí. Los derechos de propiedad no se han creado, sino que son el resultado de la acción humana. Los derechos de propiedad se desarrollan a lo largo del tiempo a través de la interacción de las personas. A través de un proceso de abajo hacia arriba, esta institución surgió orgánicamente, como lo expresó Carl Menger, fundador de la Escuela Austriaca de Economía. No fue alguien que decidió de arriba hacia abajo que ahora tendríamos derechos de propiedad. Nació porque las personas que aceptaban y protegían los derechos de propiedad tenían una ventaja sobre los demás, por lo que los demás adoptaron el mismo enfoque.

La razón por la que los derechos de propiedad tienen que estar en vigor es la escasez. Si el mundo fuera una utopía sin escasez, la propiedad privada no sería necesaria. En un mundo así no habría conflicto entre las personas por los bienes y servicios. No habría necesidad de una economía en absoluto, ya que no habría razón para comerciar. Podrías tener lo que quieras. Pero el mundo real se caracteriza por la escasez. En el mundo real, no todos los sueños se hacen realidad y los deseos humanos no se cumplen. Algunas personas tienen ciertos bienes deseables, mientras que otras no.

En este punto, hay dos opciones: una anarquía hobbesiana, en la que todo el mundo lucha con las manos y los puños (o peor aún) quién «posee» qué, es decir, poseerlo sólo hasta que otra persona, alguien más fuerte, se presente de nuevo. O bien, usted salvaguarda la propiedad, de modo que la propiedad esté protegida y el propietario pueda estar seguro de que poseerá lo que sea que posea por más tiempo, teniendo en última instancia la opción de cultivar, desarrollar más la propiedad - o de cambiarla por otra cosa. Por lo tanto, los derechos de propiedad son la base de un verdadero estado de derecho.

Sin derechos de propiedad, la desconfianza y la violencia se imponen. Pero con los derechos de propiedad, puede surgir un orden pacífico. Es esto lo que los expropiadores de Berlín no parecen haber comprendido todavía.

Publicado originalmente por el Austrian Economics Center.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Demócratas y Republicanos se unen para enviar el gasto federal a nuevos máximos históricos

09/06/2019Ryan McMaken

El acuerdo presupuestario de este verano, negociado por Nancy Pelosi y Donald Trump, hizo pocos titulares. Y así es exactamente como lo querían esos poderosos corredores.

Según The Hill:

La nueva ley suspende el techo de la deuda hasta julio de 2021, eliminando la amenaza de incumplimiento durante las elecciones de 2020, y aumenta el gasto interno y militar en más de 320.000 millones de dólares en comparación con la ley vigente durante los próximos dos años fiscales.

Ansioso por evitar un debate sobre el presupuesto que Trump obviamente pensó que no podía ganar, el Presidente firmó rápidamente un nuevo acuerdo para mantener el gasto federal creciendo rápidamente en el futuro.

Los Demócratas cacareaban:

Es importante destacar que los demócratas han logrado un acuerdo que pone fin permanentemente a la amenaza del secuestro... Con este acuerdo, nos esforzamos por evitar otro cierre del gobierno, que es tan perjudicial para satisfacer las necesidades del pueblo estadounidense y honrar el trabajo de nuestros empleados públicos.

Trump, en su habitual e injustificada hipérbole, llamó al trato «fenomenal».

En términos nominales, el gasto ha aumentado implacablemente desde que los republicanos ganaron el control de la Casa Blanca en el Congreso en 2016. La toma del poder por parte de los Demócratas no ha hecho nada, y no es de extrañar, para detener el gigantesco gasto.1

nominal.PNG

El acuerdo del presupuesto asegura que el gasto en defensa aumentará por sexto año consecutivo.2 El gasto alcanzará un nuevo máximo histórico en 2019 y superará el billón de dólares en 2020.

El crecimiento es menos impresionante cuando se ajusta el IPC. En 2018 dólares, el gasto en defensa será casi igual al máximo histórico alcanzado en 2011, alcanzando los 989.000 millones en 2020. Los programas de bienestar social como Medicare y el Seguro Social continúan alcanzando nuevos máximos casi todos los años, con la excepción de los programas de pobreza que no son de Medicaid, como TANF. Esos programas han visto recortes en los últimos años.

adjusted.PNG

De 2017 a 2020, la OMB estima (en dólares de 2018) las tasas de crecimiento en cada área como:

  • Defensa: 16 por ciento
  • Soc Sec: 10,4 por ciento
  • Medicare: 8,1 por ciento
  • Atención médica como Medicaid: 8,9 por ciento
  • Otros programas relacionados con la pobreza: -3,7 por ciento

No es sorprendente que la administración Trump haya mostrado poca inclinación a recortar o incluso moderar el gasto federal. Los republicanos tuvieron el control total del Congreso y la Casa Blanca entre 2017 y principios de 2019, pero el gasto federal total aumentó a tasas considerables.

fedoutlays.PNG

De hecho, el tipo de gasto que vimos en el año fiscal 2019 (que termina este mes) y que se espera para 2020, es el tipo de gasto que no hemos visto desde que estalló la crisis financiera de 2008, cuando el gobierno federal expandió enormemente el gasto en nombre del «estímulo».

Pero, como señalé aquí, los presupuestos de la administración Trump son enormes —con déficits crecientes— durante un período de expansión económica. Es decir, incluso los keynesianos ortodoxos podrían aconsejar desacelerar el crecimiento del gasto en las condiciones actuales, porque se espera un estímulo cuando la recesión golpea. Pero el gobierno federal va a gastar todo su esfuerzo en gastos de tipo recesión, a pesar de que no hay recesión (todavía).

Por lo tanto, es de esperar que el crecimiento del gasto y los déficits se vuelvan aún más astronómicos cuando la economía muestre mayores signos de desaceleración.

  • 1. Véase el cuadro 3.2, que abarca las funciones y subfunciones federales de la Oficina de Gestión y Presupuesto. Las funciones incluidas en este artículo incluyen 050, 550, 570, 600, 650, 700, y 750. https://www.whitehouse.gov/omb/historical-tables/
  • 2. El gasto de defensa aquí incluye todo el gasto de «defensa nacional», más los beneficios de los veteranos, más los fondos de «Administración de Justicia», como los que van al FBI, que ahora se describe como una organización de seguridad nacional. Ver Tabla 3.2 en estimaciones de la OMB.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Olvídate de los rusos: es la Reserva Federal tratando de entrometerse en nuestras elecciones.

09/05/2019Ron Paul

La Constitución de los Estados Unidos nunca otorgó al gobierno federal la autoridad para crear un banco central. Los Padres fundadores, habiendo vivido ellos mismos la hiperinflación, entendieron que el Estado nunca debía tener una imprenta a su disposición. Pero desde el principio de la fundación de Estados Unidos, el deseo de un banco central amigo fue fuerte.

De hecho, se hicieron dos intentos de crear un banco central permanente en Estados Unidos antes de la creación de la Reserva Federal. Afortunadamente, la carta constitutiva de The First Bank expiró en 1811, y el presidente Andrew Jackson cerró el Second Bank en 1833.

Pero, desafortunadamente, un tercer intento tuvo éxito y la Reserva Federal fue creada inconstitucionalmente por el Congreso en 1913. Los estadounidenses han estado viviendo bajo un sistema monetario corrupto e inmoral desde entonces. La Reserva Federal es la imprenta que ha financiado la creación del Estado más grande que jamás haya existido. El bienestar sin fin y el gasto militar interminable son posibles gracias a la Reserva Federal. La Reserva Federal puede imprimir el dinero para lo que quiera el establishment estadounidense, así que aquellos de nosotros que anhelamos un gobierno constitucional y limitado tenemos pocas herramientas a nuestra disposición.

A pesar de toda la propaganda que reivindica la «independencia», la Reserva Federal siempre ha sido una institución profundamente política. Debido a que la Reserva Federal es un monopolio creado por el gobierno con empleados clave nombrados por el Estado, su llamada «independencia» es una mera ficción. Sin embargo, el Congreso de los EE.UU. creó la Reserva Federal con legislación; también puede abolir la Reserva Federal con legislación.

La semana pasada, la fachada de la «independencia» de la Reserva Federal sufrió un duro golpe. Irónicamente, la persona que transmitió al mundo que la Reserva Federal es todo menos «independiente» fue el ex presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Bill Dudley. Dudley escribió: «La reelección de Trump representa una amenaza para la economía estadounidense y mundial, y si la meta de la política monetaria es lograr el mejor resultado económico a largo plazo, los funcionarios de la Reserva Federal deberían considerar cómo sus decisiones afectarían el resultado político de 2020».

El momento en que Dudley amenazó con utilizar la política monetaria de la Reserva Federal para influir en el resultado de las elecciones estadounidenses no podía ser más oportuno. Después de todo, durante más de dos sólidos años los estadounidenses han sido bombardeados con historias inventadas sobre los rusos que amañan nuestras elecciones. Y sin embargo, aquí está un funcionario de la Reserva Federal amenazando con hacer exactamente lo mismo, ¡pero esta vez de verdad!

Ya sea que se trate de los principales medios de comunicación, la CIA, el FBI o ahora la Reserva Federal, cada vez más estadounidenses se están dando cuenta de que hay un Estado profundo en Estados Unidos y que sus intereses no tienen nada que ver con la libertad estadounidense. De hecho, nuestra libertad es lo que el Estado Profundo quiere abolir.

Cuando se trata de la Reserva Federal, mantengo firmemente mi convicción de que debe ser auditada y luego terminada lo antes posible.

Los Padres fundadores de Estados Unidos no eran perfectos. Eran seres humanos tan capaces de cometer errores como nosotros. Pero tenían una comprensión notable de las ideas de la libertad. Entendieron que la libertad no puede existir con un Estado que tiene acceso a una imprenta. El dinero sano y la libertad van de la mano. Si queremos disfrutar de las bendiciones de la Libertad, ¡debemos auditar y luego poner fin a la Reserva Federal!

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2