Mises Wire

Home | Wire | Los pronósticos de los bancos centrales son básicamente basura

Los pronósticos de los bancos centrales son básicamente basura

  • dunce.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y Banca

05/22/2019

Los animales son un tema curioso en las finanzas, y los encontramos por todas partes. Describimos los mercados al alza, a la baja o en movimiento lateral como mercados de toros, osos o de ciervos. Tenemos estrategias de inversión (»Los perros del Dow, en inglés Dogs of the Dow») y comportamiento de negociación bursátil (»rebote de gato muerto») con nombres de mascotas. Tenemos «cerdos» y «lobos» y «avestruces» y los «cisnes negros» de Nassim Taleb, todos los cuales reflejan esta tendencia a llamar a los fenómenos de la bolsa con el nombre de vida silvestre.

La mayoría de la gente también conoce el lenguaje de los bancos centrales envuelto en términos zoológicos similares: halcones y palomas se refieren a los bancos centrales que prefieren tasas de interés más altas y más bajas, respectivamente. En el resto de la profesión económica, esta tendencia a la denominación animal se ha asociado con ciertos gráficos icónicos, sobre todo a través de la «Gráfica de Elefantes» de Branko Milanovic, que pretende mostrar cómo se ha distribuido el crecimiento económico entre los deciles de ingresos globales.

Recientemente, otro animal ha sido llamado a servir: el Erizo. Durante la última década, o incluso más, los banqueros centrales han exagerado sus impactos benignos sobre la economía y sus previsiones han juzgado erróneamente su trayectoria futura. Las proyecciones del banco central de las variables más importantes para la política monetaria —el crecimiento del PIB, el desempleo y la métrica de inflación favorecida por la Reserva Federal, el PCE— han sido más optimistas de lo que la realidad reveló más tarde, una y otra y otra vez.

Cuando se grafican, como lo son ocasionalmente esas proyecciones, los pronósticos erróneos sobresalen de la realidad observada como la espinosa armadura exterior de los erizos. Los errores de proyección de varios bancos centrales han dado lugar a una clase de gráficos totalmente nueva y burlona: los gráficos Erizos de la Reserva Federal, el BCE y el Riksbank sueco.

La Reserva Federal

La reciente encuesta de Gaeto & Mazumder (2019: p. 22) sobre las predicciones públicas de los funcionarios de la Reserva Federal muestra que

Cuando examinamos las puntuaciones de precisión de las predicciones de los presidentes de la Reserva Federal a lo largo del tiempo, vemos que su puntuación media de predicción ha ido disminuyendo con el tiempo desde aproximadamente 2 en 1997 (específicamente, corregir las predicciones dentro de aproximadamente 2 desviaciones estándar) hasta aproximadamente 1 en 2015 (predicciones generalmente correctas).

Las proyecciones de la Reserva Federal sobre el crecimiento del PIB han sobrestimado repetidamente la velocidad de la recuperación tras la crisis financiera de 2008, y la tendencia demasiado optimista de las previsiones de crecimiento ha continuado:

ook1.png
Para las previsiones de inflación, parece ser que el erizo ha desviado sus picos de lado, muy al contrario que el Riksbank y el BCE, que veremos más adelante:
ook2.jpg

El resultado final en la literatura que analiza el comportamiento de las predicciones de la Reserva Federal parece sugerir que la calidad y exactitud de sus pronósticos han empeorado y son menos específicos.

Es cierto que los investigadores de la Reserva Federal (juzgados por los datos del Resumen de las Proyecciones Económicas, a pesar de todos sus defectos técnicos) no son los únicos cuyas proyecciones están notablemente equivocadas. La Encuesta de Pronósticos Profesionales, publicada por la Reserva Federal de Filadelfia, muestra un erizo mucho más claro, que sobrestima sistemáticamente la voluntad de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés, hasta el momento de la primera subida en 2015, momento en el que las estimaciones de los FPS han subestimado la velocidad de las subidas:

ook3.jpg

Sin embargo, es notable cómo los errores de pronóstico son tan uniformemente erróneos en una dirección a la vez. Pero son bonitos erizos.

El Riksbank

La proyección del Riksbank sobre dónde se situará su futuro tipo de interés a corto plazo se ha visto afectada por un sesgo alcista similar durante casi una década:

ook4.jpg

De hecho, la prensa financiera sueca ha ridiculizado al Riksbank por sus proyecciones excesivamente optimistas, tanto en lo que respecta a la inflación de precios como a su propio tipo de interés futuro. Las proyecciones realizadas entre 2013 y 2017 para 11 de las principales instituciones suecas (el Riksbank, los 4 bancos más grandes, 3 departamentos gubernamentales, 2 de las principales organizaciones del mercado laboral y una consultora minorista), el Instituto Nacional de Investigaciones Económicas de Suecia mostró que, irónicamente, los errores de previsión del Riksbank son mayores en el caso de la inflación que en el de otras variables. En comparación con sus homólogos en materia de previsiones, la precisión del Riksbank a la hora de predecir el PIB es mucho mejor que su capacidad para predecir la inflación (lo mismo parece ocurrir en el caso de la Reserva Federal). Y, sorprendentemente, está invicto en sus previsiones de desempleo. Sin embargo, el Riksbank no tiene el «doble mandato» de la Reserva Federal, y su única tarea es mantener la inflación en el 2%, lo que es comparativamente peor en las previsiones.

El BCE

Al Banco Central Europeo no le va mejor. Según Zsolt Darvas, miembro del grupo de reflexión europeo Bruegel, las «previsiones del BCE desde [2013] han resultado ser sistemáticamente incorrectas». Si analizamos las proyecciones de inflación del banco para la Eurozona, encontramos de nuevo las previsiones optimistas que componen los picos del gráfico del erizo:

ook5.jpg

De hecho, la visión excesivamente optimista del personal del BCE sobre la inflación es bastante extraña, junto con una visión excesivamente pesimista cuando se trata del desempleo, en el que el desempleo medido ha caído continuamente más rápido de lo previsto durante más de cinco años. Dada una suposición básica de la curva de Phillips, esto es por supuesto inconsistente, señala Darvas:

ook6.jpg

La tendencia de muchos bancos centrales a fallar sistemáticamente en sus previsiones pone en tela de juicio su credibilidad futura. De hecho, si todas las previsiones de la última década han sido totalmente erróneas, ¿qué le hace pensar que sus previsiones actuales deberían ser mejores? ¿Y por qué el resto de nosotros debería prestarle atención?

Si erizar es involuntario, como Jonathan Newman observó en Mises.org hace unos años, «sus modelos son basura». Si la tendencia es intencional, sólo están tratando de proyectar un optimismo injustificado — que es, de hecho, la explicación sugerida entre los que han estudiado los fracasos de los pronósticos de la Reserva Federal. Existen algunas pruebas de que los actores del sector privado revisan al alza sus previsiones de crecimiento cuando la Reserva Federal eleva los tipos de interés, llegando a la conclusión, en la práctica, de que la Reserva Federal dispone de información superior no pública sobre el (futuro) estado de la economía. Los gráficos del erizo sugieren lo contrario.

Por último, un historial de proyección que se equivoque sistemáticamente en la misma dirección podría, en principio, modificarse —ajustado a la baja o al alza por la mediana de los errores de previsión anteriores—. De hecho, eso es lo que hacen los pronosticadores exitosos. El por qué los tres bancos centrales aquí considerados no actualizan sus «modelos basura», siempre inexactos, sigue siendo un rompecabezas.

Joakim Book is an economics graduate of the University of Glasgow, and is currently a graduate student at the University of Oxford. He writes regularly at Life of an Econ Student

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire