Mises Wire

Home | Wire | Modelos económicos contra el mundo real

Modelos económicos contra el mundo real

  • money1_3.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y BancaFilosofía y Metodología

05/04/2019

Las publicaciones del Estado de varios indicadores económicos, como el PIB, el IPC y el desempleo, reciben una amplia cobertura en los medios de comunicación. En una voz mesurada y autorizada, varios economistas y otros expertos entrevistados discuten sus puntos de vista con respecto a la salud de la economía. Un aumento en un indicador como el PIB se interpreta como una buena noticia, mientras que una disminución se considera como un indicador de problemas futuros.

¿Cuáles son las herramientas que los economistas y expertos financieros utilizan en sus evaluaciones de la economía? ¿Cuál es la base de su marco de pensamiento?

Haciendo la charla de datos

Para hacer que los datos «hablen», los economistas utilizan una variedad de métodos estadísticos que varían desde modelos altamente complejos hasta una simple visualización de datos históricos. En general, se sostiene que, por medio de correlaciones estadísticas, se pueden organizar los datos históricos en un conjunto de información útil, que a su vez puede servir como base para las evaluaciones del estado de la economía. Se sostiene que a través de la aplicación de métodos estadísticos en datos históricos, uno puede extraer los hechos de la realidad con respecto al estado de la economía.

Desafortunadamente, las cosas no son tan sencillas como parecen ser. Por ejemplo, se ha observado que los descensos en la tasa de desempleo están asociados con un aumento general en los precios de los bienes y servicios. ¿Deberíamos entonces concluir que los descensos en la tasa de desempleo son un desencadenante importante de la inflación de precios? Para confundir aún más el problema, también se ha observado que la inflación de precios está bien correlacionada con los cambios en la oferta monetaria. Además, se ha establecido que los cambios en los salarios muestran una correlación muy alta con la inflación de precios.

Entonces, ¿qué vamos a hacer de todo esto? Aquí nos enfrentamos no con una, sino con tres «teorías» de la inflación que compiten entre sí. ¿Cómo vamos a decidir cuál es la teoría correcta? De acuerdo con la forma popular de pensar, que fue popularizada por Milton Friedman, no podemos conocer los hechos de la realidad. En esta forma de pensar, el criterio para la selección de una teoría debe ser su poder predictivo. Según Friedman,

El objetivo final de una ciencia positiva es el desarrollo de una teoría o hipótesis que arroje predicciones válidas y significativas (es decir, no truísticas) sobre fenómenos aún no observados.1

¿Todo es incierto?

Mientras el modelo (teoría) «funcione», se considera un marco válido en lo que respecta a la evaluación de una economía. Una vez que el modelo (teoría) se rompe, buscamos un nuevo modelo (teoría).

Por ejemplo, un economista se forma una opinión de que los desembolsos de los consumidores en bienes y servicios están determinados por el ingreso disponible. Una vez validada esta visión por medio de métodos estadísticos, se emplea como herramienta en la evaluación de la dirección futura del gasto del consumidor. Si el modelo no produce pronósticos precisos, se modifica agregando algunas otras variables explicativas.

La naturaleza tentativa de las teorías implica que nuestro conocimiento del mundo real es difícil de alcanzar. Dado que no es posible establecer «cómo funcionan realmente las cosas», entonces realmente no importa cuáles son las suposiciones subyacentes de un modelo. De hecho, todo vale, siempre que el modelo pueda dar buenas predicciones. Según Milton Friedman,

La pregunta relevante que debe hacerse sobre los supuestos de una teoría no es si son descriptivamente realistas, ya que nunca lo son, sino si son una aproximación suficientemente buena para el propósito en cuestión. Y esta pregunta solo puede responderse viendo si la teoría funciona, lo que significa si produce predicciones lo suficientemente precisas.2

Nuevamente, en esta forma de pensar, «todo vale», lo que importa es tener un modelo que genere predicciones precisas.

Dos tipos de economistas

La opinión de que nuestro conocimiento es provisional y de que nunca podemos estar seguros de nada, ha dado lugar a dos grupos de economistas. En el único campo, hay los llamados teóricos, o «economistas de la torre de marfil», que generan varios modelos imaginarios y los utilizan para formarse una opinión sobre el mundo de la economía. Como regla general, para que parezca tener credibilidad, estos modelos están vestidos con sofisticadas matemáticas.

En el otro campo, tenemos a los llamados economistas «prácticos», que derivan sus puntos de vista únicamente de los datos. Mientras que los economistas de la torre de marfil creen que la clave del secreto del universo económico es a través de modelos abstractos, los economistas «prácticos» sostienen que si uno «tortura» los datos el tiempo suficiente, finalmente confesará y la verdad se revelará.

Sin embargo, la teoría económica debe tener un solo propósito: explicar la esencia de la actividad económica. Sin embargo, los métodos estadísticos no son de ayuda en este sentido. Todo lo que pueden hacer los diversos métodos estadísticos es simplemente comparar los movimientos de diversos datos históricos. Estos métodos no pueden identificar las fuerzas motrices de la actividad económica. Del mismo modo, los modelos que se basan en la imaginación de los economistas tampoco son de mucha ayuda, ya que estas teorías no se determinan en el mundo real.

Contrariamente al pensamiento popular, la economía no tiene que ver con el PIB, el IPC u otros indicadores económicos como tales, sino con actividades humanas que buscan promover la vida y el bienestar de las personas. Se puede observar que las personas participan en una variedad de actividades. Realizan trabajos manuales, conducen automóviles, caminan por la calle y cenan en restaurantes. La característica distintiva de estas actividades es que todas tienen un propósito.

Por lo tanto, el trabajo manual puede ser un medio para que algunas personas ganen dinero, lo que a su vez les permite alcanzar diversos objetivos, como comprar alimentos o ropa. Cenar en un restaurante podría ser un medio para establecer relaciones comerciales. Conducir un automóvil podría ser un medio para llegar a un lugar en particular. Las personas operan dentro de un marco de fines y medios; están utilizando varios medios para asegurar los fines.

La acción intencionada implica que las personas evalúan diversos medios a su disposición en contra de sus fines. En cualquier momento, las personas tienen una gran cantidad de fines que les gustaría lograr. Lo que limita el logro de varios fines es la escasez de medios. Por lo tanto, una vez más, los medios se vuelven disponibles, se puede acomodar un mayor número de fines u objetivos (es decir, el nivel de vida de las personas aumentará).

El conocimiento de que la acción humana es útil ayuda a dar sentido a los datos

Para llevar a cabo la identificación de datos, se requiere que uno lo reduzca a su fuerza motriz final, que es la acción humana con propósito. Por ejemplo, durante una crisis económica, se observa una caída general en la demanda de bienes y servicios. ¿Debemos entonces concluir que la caída de la demanda es la causa de una recesión económica?

El hecho de que el hombre realice acciones intencionadas implica que las causas en el mundo de la economía provienen de los seres humanos y no de factores externos. Por ejemplo, al contrario del pensamiento popular, el gasto en bienes no es causado por el ingreso real como tal. En su propio contexto, cada individuo decide qué parte de un ingreso determinado se utilizará para el consumo y cuánto para la inversión. Si bien es cierto que las personas responderán a los cambios en sus ingresos, la respuesta no es automática. Cada individuo evalúa el aumento de los ingresos en función del conjunto particular de objetivos que desea alcanzar. Podría decidir que es más beneficioso para él aumentar su inversión en activos financieros en lugar de aumentar el consumo.

Observe que el conocimiento de que las personas persiguen acciones intencionadas no es provisional. Siempre es válido. Cualquiera que intente sugerir que este no es el caso se está involucrando en una contradicción, ya que aquellos que argumentan que la acción humana no tiene un propósito, en realidad están comprometidos en una acción intencional.

El análisis estadístico puro sin establecer el significado de una actividad económica particular no puede decirnos la esencia de lo que está sucediendo en el mundo de los seres humanos. Todo lo que el análisis estadístico de los datos puede hacer es describir cosas que no pueden explicar por qué las personas están haciendo lo que están haciendo.

Sin el conocimiento de que las acciones humanas tienen un propósito, no es posible dar sentido a los datos históricos. Sobre esto Rothbard escribió,

Un ejemplo que a Mises le gustaba usar en su clase para demostrar la diferencia entre dos formas fundamentales de abordar el comportamiento humano fue observar el comportamiento de la estación Grand Central durante la hora pico. Señaló que el conductista «objetivo» o «verdaderamente científico» observaría los eventos empíricos: por ejemplo, las personas que iban de un lado a otro, sin rumbo fijo, en ciertos momentos predecibles del día. Y eso es todo lo que él sabría. Pero el verdadero alumno de la acción humana comenzaría por el hecho de que todo el comportamiento humano es intencional, y vería que el propósito es ir de casa al tren para trabajar en la mañana, todo lo contrario en la noche, etc. Es obvio que uno descubriría y sabría más sobre el comportamiento humano y, por lo tanto, cuál sería el verdadero «científico».3

¿Es la capacidad predictiva un criterio válido para aceptar un modelo?

La opinión popular que establece la capacidad predictiva como el criterio para aceptar un modelo es problemática. Por ejemplo, una teoría que se emplea para construir un cohete estipula ciertas condiciones que deben prevalecer para su lanzamiento exitoso. Una de las condiciones es el buen tiempo. ¿Luego juzgaríamos la calidad de una teoría de propulsión de cohetes en base a si puede predecir con precisión la fecha del lanzamiento del cohete?

La predicción de que el lanzamiento tendrá lugar en una fecha particular en el futuro solo se realizará si se cumplen todas las condiciones estipuladas. Si esto será así no se puede saber de antemano. Por ejemplo, en el día previsto del lanzamiento puede estar lloviendo. Todo lo que la teoría de la propulsión de cohetes puede decirnos es que si se cumplen todas las condiciones necesarias, entonces el lanzamiento del cohete será exitoso. La calidad de la teoría, sin embargo, no está manchada por la incapacidad de hacer una predicción precisa de la fecha del lanzamiento.

La misma lógica también se aplica en la economía. Podemos decir con confianza que, en igualdad de condiciones, un aumento en la demanda de pan aumentará su precio. Esta conclusión es verdadera, y no tentativa. ¿Subirá el precio del pan mañana o en el futuro? Esto no puede ser establecido por la teoría de la oferta y la demanda. ¿Debemos descartar esta teoría por inútil porque no puede predecir el precio futuro del pan? Según Mises,

La economía puede predecir los efectos que se esperan al recurrir a medidas definidas de las políticas económicas. Puede responder a la pregunta de si una política definida es capaz de alcanzar los fines a los que se dirige y, si la respuesta es negativa, cuáles serán sus efectos reales. Pero, por supuesto, esta predicción solo puede ser «cualitativa».4

El hecho de que las personas persigan conscientemente acciones intencionadas nos proporciona un conocimiento definido, que siempre es válido en lo que respecta a los seres humanos. Este conocimiento establece la base para un marco coherente que permita evaluaciones significativas del estado de una economía. En contraste, es probable que el análisis que se basa únicamente en las correlaciones estadísticas sea problemático. El llamado análisis estadístico puro puede decirnos muy poco acerca de la esencia de la actividad económica.

Suposiciones de fantasía

Del mismo modo, debemos rechazar los comentarios que se basan en modelos «puramente» teóricos, que se basan en la imaginación de los economistas que se desprenden de los hechos de la realidad. Un modelo, que no se deriva de la realidad, no puede explicar el mundo real.

Por ejemplo, para explicar la crisis económica en Japón, el famoso economista principal Paul Krugman empleó un modelo que supone que las personas son idénticas y viven para siempre y que se obtiene un resultado.5 Aunque admite que estas suposiciones no son realistas, Krugman sostuvo que de alguna manera su modelo puede ser útil para ofrecer soluciones a la crisis económica en Japón.

Conclusión

Para ser aplicable, una teoría económica debe emanar de la esencia de lo que impulsa la conducta humana. El factor clave aquí es la acción con propósito, y el conocimiento de que las personas realizan acciones con propósito le permite a un analista dar sentido a los datos económicos.

  • 1. Milton Friedman, Ensayos sobre Economía Positiva, Chicago: University of Chicago Press, 1953.
  • 2. Milton Friedman, ibid.
  • 3. Murray N. Rothbard, prefacio en Teoría e historia de Ludwig von Mises.
  • 4. Ludwig von Mises, The Ultimate Foundation of Economic Science, p 67.
  • 5. Paul Krugman, «Japan’s Trap», mayo de 1998 en nytimes.com.

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire