Mises Wire

Home | Wire | Por qué el dólar gobierna el mundo – y por qué su reinado podría terminar

Por qué el dólar gobierna el mundo – y por qué su reinado podría terminar

  • dollar1_0.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y Banca

El presidente Donald Trump quiere un dólar más bajo. Se queja de la sobrevaloración de la moneda americana. Sin embargo, ¿tiene derecho a acusar a otros países de «manipulación de la moneda»? ¿No es la posición del dólar estadounidense en el escenario monetario internacional una manipulación por derecho propio? ¿Cuánto se ha beneficiado Estados Unidos del papel global del dólar, y está llegando a su fin este «privilegio exorbitante»? Para encontrar una respuesta a estas preguntas, debemos echar un vistazo al lado monetario del ascenso del Imperio estadounidense.

Trump tiene razón. El dólar americano está sobrevalorado. Según la última versión del «Big Mac Index» de la revista The Economist, por ejemplo, sólo tres monedas están por encima del dólar estadounidense. Sin embargo, la razón principal no es la manipulación de la moneda, sino el hecho de que el dólar estadounidense es la principal moneda de reserva internacional.

Esto es una bendición y una maldición. Es una bendición porque el país que emite la principal moneda de reserva internacional puede tener déficits comerciales sin preocuparse por una creciente deuda externa. Debido a que la deuda externa estadounidense está en la propia moneda del país, el Estado siempre puede cumplir con sus obligaciones externas, ya que puede producir cualquier cantidad de dinero que desee en su propia moneda.

Sin embargo, la situación de las reservas internacionales viene acompañada de la maldición de que los persistentes déficits comerciales debilitan la base industrial del país. En lugar de pagar por la importación de bienes extranjeros con la exportación de la producción nacional, los Estados Unidos pueden simplemente exportar dinero.

Supremacía estadounidense

El comportamiento de la economía estadounidense en el siglo XX se debe en gran medida al papel predominante del dólar estadounidense en el sistema monetario internacional. Una gran parte de la consecución de este papel fue el resultado de la supremacía política y militar que Estados Unidos había ganado después de la Primera Guerra Mundial. Aún hoy, la posición del dólar estadounidense en el mundo de las finanzas representa un pilar importante de la prosperidad en el país y proporciona la base para la expansión de la presencia militar de Estados Unidos en todo el mundo.

Después de cada una de las dos guerras mundiales del siglo XX, Estados Unidos surgió como el mayor país acreedor, mientras que la guerra había arruinado las economías de los enemigos en tiempos de guerra junto con las de los principales aliados. Después del final de la Guerra Fría, este patrón experimentaría una repetición. Los Estados Unidos, al parecer, han sido, desde entonces, la única superpotencia que queda.

En la década de los noventa, el dólar experimentó un nuevo florecimiento, y la economía de EE.UU. pasó por un rejuvenecimiento mágico. Sin embargo, esta vez los fundamentos económicos y políticos dieron mucho menos apoyo al papel asumido por el dólar en el mundo. En contraste con el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, la base de la expansión global del dólar en los años noventa no fue la fortaleza económica, sino la creación de deuda. El coeficiente de deuda pública, que había disminuido desde el final de la guerra, comenzó a cambiar en 1982 y ha ido en aumento desde entonces (Figura 1).

mueller1_3.png

Gráfico 1: Relación de la deuda federal bruta de los Estados Unidos (Deuda en porcentaje del producto interno bruto), 1940-2018. Fuente: Oficina de Deuda Pública de los Estados Unidos, tradingeconomics.com

Con esta creación de deuda llegó una nueva fase de expansión global del dólar. El diferencial del dólar proporcionó la base para el desempeño económico y la posición militar de los Estados Unidos. Sin embargo, esta vez, la nueva estructura que ha surgido es aparentemente poderosa pero intrínsecamente frágil. No es la fortaleza económica lo que constituye la base del papel del dólar estadounidense en el sistema monetario internacional, sino el papel financiero del dólar estadounidense lo que proporciona la base para que los Estados Unidos mantengan y amplíen sus actividades mundiales.

Mientras que después de 1919 y después de 1945, los Estados Unidos emergieron no sólo como el mayor acreedor internacional, sino también como la mayor potencia industrial, los Estados Unidos se han convertido en un deudor internacional desde la década de los ochenta y se enfrentan a una base industrial cada vez más débil. Además, a diferencia de las anteriores guerras mundiales y otros conflictos, las economías de Rusia, Europa Occidental y el sudeste asiático no quedaron en ruinas cuando terminó la Guerra Fría. En cuanto a su capacidad productiva y recursos financieros, estas regiones están ahora en pie de igualdad con los Estados Unidos.

Durante un tiempo pareció que el sistema monetario internacional que surgió en los años noventa podía interpretarse como una nueva versión del antiguo sistema de Bretton Woods, cuya estructura preveía un papel central para el dólar estadounidense en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Si bien los paralelismos encajan en la medida en que el sistema actual proporciona beneficios similares a los participantes, la estructura actual es aún más defectuosa que el sistema anterior, que se rompió debido a sus contradicciones internas.

El Bretton Woods

Al igual que el anterior sistema de Bretton Woods (BW1), el sistema actual (BW2) se caracteriza por la vinculación de las monedas extranjeras al dólar de los Estados Unidos o la utilización del dólar como moneda de referencia. Esta vez, son principalmente los países del sudeste asiático, en particular China, los que practican esta política de manera informal. A través de este acuerdo, estas economías del sudeste asiático reciben una ventaja similar a la que una vez disfrutaron los países de Europa Occidental cuando sus monedas infravaloradas les dieron una ventaja competitiva que les ayudó a reconstruir su base industrial después de la Segunda Guerra Mundial. Una vez finalizada esta fase de reconstrucción, el sistema BW1 se desmoronó y los europeos comenzaron a construir su propio sistema monetario. La disociación de las monedas europeas del dólar avanzó paso a paso y finalmente condujo a la introducción del euro en 1999. En la actualidad, el euro es igual al dólar estadounidense en cuanto al tamaño de su uso interno, pero como moneda mundial, y en particular como moneda de reserva internacional, el dólar estadounidense sigue dominando majestuosamente (Gráfico 2).

mueller2_2.png

Gráfico 2: Participación de las principales monedas en el sistema monetario internacional. Fuente: Banco Central Europeo

Principalmente los bancos centrales del sudeste asiático, sobre todo China, han acumulado dólares estadounidenses como sus reservas internacionales en el pasado reciente. Sin embargo, no cabe duda de que su voluntad de financiar los déficits de EE.UU. y de aferrarse a una moneda que se debilita no durará para siempre. Al igual que en Europa, una vez que se cumpla el objetivo principal de estos países –el desarrollo industrial basado en las exportaciones con la ayuda de monedas infravaloradas–, el sudeste asiático saldrá de la vinculación con el dólar.

El sistema de Bretton Woods, tal como se estableció al final de la Segunda Guerra Mundial, otorgó un «privilegio exorbitante» a los Estados Unidos cuando el dólar se convirtió en el punto de referencia del sistema monetario internacional tras el Acuerdo de Bretton Woods. Con los demás países miembros fijando sus monedas al dólar estadounidense, y el dólar estadounidense fijado oficialmente en oro a 35 dólares la onza troy fine, parecía que se había encontrado una construcción ideal para evitar las perturbaciones monetarias internacionales y proporcionar el marco para la expansión económica mundial.

El objetivo del ancla de oro era evitar una producción excesiva de dólares estadounidenses por parte del gobierno de los Estados Unidos. Cuando los países extranjeros tenían un superávit comercial, se les permitía formalmente, según el Acuerdo de Bretton Woods, cambiar el exceso de dólares por oro del Tesoro estadounidense. Con una paridad estable entre el dólar y el oro, esto habría restringido la creación de dólares. Francia tomó el acuerdo literalmente y exigió oro de los Estados Unidos en lugar de acumular dólares como reservas internacionales. Otros países con superávit, como Japón y Alemania Occidental, se abstuvieron de esa opción. Con el mantenimiento de la competitividad de sus tipos de cambio, Japón y Alemania Occidental se embarcaron en una estrategia de crecimiento impulsada por las exportaciones que aceleró su recuperación económica y los convirtió de nuevo en potencias industriales.

Para los Estados Unidos, el sistema BW1 proporcionaba un privilegio especial y los Estados Unidos no tardaron mucho en abusar de él. Persiguiendo la meta de expandir el estado de bienestar junto con la participación militar extranjera cada vez más activa, los Estados Unidos expandieron la oferta monetaria drásticamente. La discrepancia comenzó a ensancharse entre las existencias de oro en las bóvedas de la Reserva Federal y los dólares en circulación en el mundo. Se hizo evidente que el gobierno de los EE.UU. ya no tenía los medios para cumplir el acuerdo original de convertir las monedas extranjeras en oro. A finales de la década de los sesenta, la escasez de dólares de la década de los cincuenta se había convertido en un exceso de dólares. La inflación de los precios mundiales comenzó a subir.

Originalmente en el tratado BW1, se estipulaba que la modificación de las paridades monetarias debía ser una excepción más que una regla. Pero a lo largo de los años sesenta, el sistema monetario internacional entró en una fase de gran inestabilidad cuando la fijación y reajuste de las monedas extranjeras al dólar se convirtió en una gran preocupación. El sistema monetario perverso que surgió creó una bonanza para los especuladores de divisas. Los candidatos a la revalorización del tipo de cambio –como Alemania o Japón– eran fáciles de identificar. Al obtener un préstamo en dólares y cambiar el dinero a un tipo de interés fijo por marcos alemanes o yenes japoneses y luego depositar el importe, se podía aplicar un apalancamiento y se garantizaban los beneficios cuando se producía la revalorización de las monedas extranjeras, ya que no era difícil de prever. El riesgo era mínimo y se limitaba en gran medida a soportar el coste del diferencial del tipo de interés entre el tipo de interés del préstamo en dólares y el del tipo de interés de los depósitos en los mercados monetarios alemán o japonés.

Larga vida al dólar

A finales de la década de los sesenta, el sistema monetario internacional se había transformado en una fuente de creación de liquidez global que se originó en Estados Unidos, pero que también obligó a otras naciones a importar esta inflación. Los bancos centrales que luchan contra la inflación, como el Bundesbank alemán, no podían aplicar eficazmente instrumentos restrictivos. Dado que el diferencial de tipos de interés era el principal factor de riesgo para los especuladores de divisas, una política monetaria restrictiva con tipos de interés más altos en el país candidato a la revalorización atraería aún más dinero caliente y habría hecho que la especulación fuera aún menos arriesgada. Los bancos centrales en el extranjero, en particular el Bundesbank alemán y el Banco del Japón, acumularon masivamente dólares de los EE.UU. como reservas internacionales cuando mantuvieron sus tipos de cambio fijados al dólar en la paridad infravalorada. Sin embargo, al comprar el exceso de oferta de dólares estadounidenses con su propia moneda, estos países ampliaron su propia base monetaria y sentaron las bases para la inflación en el país.

En 1971, con el llamado «acuerdo Smithsoniano», se hizo un último intento de salvar el viejo sistema cuando Estados Unidos devaluó su moneda contra el oro y una serie de otras monedas. Sin embargo, poco después, se hizo evidente que no había ninguna posibilidad de relanzamiento para el antiguo régimen. En 1973, con la adopción de la nueva norma de que cada país podía elegir su propio régimen monetario, el Sistema de Bretton Woods fue declarado oficialmente muerto.

Desde entonces, el dólar estadounidense ha entrado en una larga caída, interrumpida por dos episodios. Bajo la presidencia de Reagan, la Guerra Fría entró en su período final, y el dólar se convirtió en la moneda de refugio durante algún tiempo. La victoria de EE.UU. en esta batalla apareció como una repetición de los finales de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial con los Estados Unidos emergiendo por tercera vez en la cima del mundo. En los noventa, la tríada de la dominación mundial parecía estar bien establecida para los Estados Unidos: un poderío militar inigualable, una economía en auge e innovadora, y la condición de emisor indiscutible de la moneda mundial. El dólar estadounidense experimentó otro período de fortaleza. Sin embargo, desde 2002, la tendencia a largo plazo hacia un dólar más débil ha vuelto a su lugar, interrumpida por picos más bajos de las olas de fuerza (véase el gráfico 3).

mueller3.png

Gráfico 3: Índice del dólar estadounidense, 1965-2019. Fuente: tradingeconomics.com

El dólar y la política exterior de EE.UU.

En los años noventa, la política monetaria de Estados Unidos se convirtió en un instrumento de una gran empresa geoestratégica. El movimiento neoconservador dio por sentada esta constelación tal como surgió en la década de los novneta e implementó una política que se basaba en una filosofía que asumía con una confianza casi religiosa que era el deber y el derecho de Estados Unidos ser el hegemón en el siglo XXI. Sin embargo, a diferencia de la época posterior a las dos guerras mundiales, el resto del mundo fuera de los Estados Unidos no estaba en ruinas. Mientras que después de las dos guerras mundiales, fue la base industrial estadounidense la que sentó las bases para el papel del dólar estadounidense, ahora no es la superioridad de la base industrial estadounidense la que proporcionó la base para el papel mundial de los Estados Unidos, sino su insaciable apetito por el consumo privado y público. La base actual del juego de supremacía geoestratégica de los Estados Unidos es el dólar estadounidense por sí mismo en su papel como la principal moneda de reserva y de comercio internacional. Se trata de un sistema sin fundamento propio, similar a las tradiciones que viven durante un largo período de tiempo, incluso cuando las razones de su existencia se han desvanecido.

Cambio de guardia

La fácil política monetaria de Estados Unidos ha acelerado la desindustrialización en el país y ha fomentado la industrialización en el extranjero (principalmente en China y en el resto del sudeste asiático); ha producido una situación que contrasta fuertemente con el final de la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Bajo el nuevo sistema BW2, Estados Unidos ya no es el mayor acreedor con la mayor base industrial, sino que se ha convertido en el mayor deudor internacional. La política imperial requiere una política monetaria expansiva, y la consecuencia de ello son unos déficits comerciales persistentemente altos y una posición de inversión externa en deterioro (Gráfico 4).

mueller4.png

Gráfico 4: Posición de inversión internacional neta de Estados Unidos, 1976-2019 (en millones de dólares estadounidenses). Fuente:tradingeconomics.com

Ser el emisor de una moneda global proporciona enormes beneficios que vienen con una maldición. El aumento de las posibilidades de consumo privado y público se debe al privilegio de obtener bienes del extranjero sin necesidad de producir una cantidad equivalente de bienes comercializables para la exportación. Mientras que otros países tienen que exportar para pagar sus importaciones, el soberano que emite una moneda global está exento de adherirse a la ley más fundamental del intercambio económico. Esto libera recursos internos para la expansión del Estado, en particular el poder militar. Cuanto más se extienda la presencia militar de una potencia imperial de este tipo, más se convertirá su moneda en una moneda mundial y, por lo tanto, se podrán financiar nuevas medidas de expansión. La expansión se convierte en una necesidad.

Con el tiempo, sin embargo, la divergencia se amplía entre el debilitamiento de la base industrial en el país y la ampliación del papel mundial. Con bienes procedentes del extranjero por los que no hay necesidad inmediata de pagar con sudor y esfuerzo, la cultura nacional cambia de una ética de la producción a un hedonismo. El creciente amiguismo de la corrupción socava el sistema político. Con los recursos liberados a causa de las importaciones, la producción de bienes en el país se desplaza hacia actividades de fantasía. El ciclo de «panem et circenses» ha sido el destino de todos los imperios.

La posición global actual de Estados Unidos es similar a la de España en el período de su declive. Ya económicamente hueca, España intentó desesperadamente aferrarse a sus puestos de avanzada y «posesiones» en todo el mundo mientras la economía doméstica se transformaba en una economía de servicio público y militarizada. Al final, Estados Unidos dio el golpe de gracia al Imperio Español al llevarse a Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Comenzó una nueva fase de expansión geográfica y dominio de los Estados Unidos y en 1898 se preparó el escenario para que los Estados Unidos se convirtieran en la potencia imperial del siglo XX.

La historia, y en particular la historia económica, siempre muestra ambos: características y diferencias comunes, y de hecho, el Imperio Americano es diferente de algunos de los imperios anteriores. Sin embargo, lo que Estados Unidos tiene en común con los antiguos estados imperiales es que en algún momento la extensión militar se vuelve demasiado compleja para ser manejada eficientemente y por lo tanto se vuelve demasiado costosa.

La discrepancia entre la posición relativa de la economía estadounidense en el mundo, por un lado, y la posición relativa de los Estados Unidos en cuanto a su presencia militar y el papel del dólar estadounidense, por otro, está llegando a un punto crítico. Esto lleva a la conclusión de que en un mundo donde la fuerza económica de los Estados Unidos está disminuyendo en relación con otros países y regiones, habrá cada vez menos lugar para el privilegio del dólar estadounidense.

A diferencia de los factores que justificaron la expectativa de una próxima caída del dólar en 2007, la moneda estadounidense ha experimentado una nueva primavera debido a la crisis financiera de 2008. Con poco más para refugiarse, el dólar estadounidense sirvió de refugio. Queda por ver si éste será también el caso cuando se produzca la próxima catástrofe financiera.

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an e-mail. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire