Mises Wire

Home | Wire | Qué significa realmente «justicia climática»

Qué significa realmente «justicia climática»

  • rotest.PNG
0 Views

09/24/2019

Según los organizadores de la huelga climática mundial -la mayor de la historia- más de cuatro millones de personas salieron a las calles el viernes para exigir medidas más drásticas en la lucha contra el calentamiento global. 250.000 protestaron sólo en la ciudad de Nueva York, 330.000 en Australia, y quizás lo más impresionante, 1,4 millones en Alemania. Si antes no lo era, el activismo ambiental, liderado por la colegiala sueca de 16 años Greta Thunberg, se ha convertido en un movimiento de masas global. A lo largo y ancho de Occidente, la «Ola Verde» también ha ido cobrando fuerza políticamente, con la planificación de Nuevos Tratos Verdes a ambos lados del Atlántico y el aumento de los partidos ecologistas en las urnas.

Donate $5 today.

Con tanta gente saliendo a las calles y tanta preocupación por la crisis climática que se avecina, parece ser sólo cuestión de tiempo para que los políticos reaccionen, temiendo una pérdida masiva de votantes. Y en Alemania lo hicieron el viernes, cuando el gobierno de Angela Merkel presentó su Klimapaket, es decir, el paquete climático. Bajo presión, el gobierno decidió actuar – y como era de esperar, no fue agradable para los contribuyentes de todas las clases sociales, aunque particularmente para los de bajos ingresos.

El plan

En resumen, se introducirá un impuesto sobre el carbono para el gas, que comenzará con 10 euros por tonelada de CO2 en 2021 y aumentará a 35 euros en 2025. Esto no es necesariamente alto cuando se observa el gran debate sobre la cuantía de un impuesto al carbono y, sin embargo, tendrá un efecto para los propietarios de automóviles, que al final tendrán que pagar 12 céntimos más por litro, aumentando los precios de la gasolina, que ya son tres o cuatro veces más altos que en los Estados Unidos. Además, el impuesto sobre los automóviles se incrementará para los coches que contaminen significativamente y los vuelos nacionales –o como también se les llama, «vertido desde el vuelo»– costarán al menos 30 euros más. La compañía de trenes, que es conocida por su notorio mal servicio y retrasos y que en este momento se ve superada incluso por los servicios de autobuses privados (por no hablar de las compañías privadas de trenes de los países vecinos), obtendrá algunas subvenciones adicionales.

Por supuesto, el gobierno alemán hizo todo lo posible para que pareciera que este paquete de reformas no sólo significaría mayores costes. Los subsidios de viaje estarían aumentando a partir de un trayecto de 21 kilómetros (13 millas), lo que significaría una reducción de impuestos para aquellos que viajan más lejos para llegar al trabajo (hablando de establecer incentivos erróneos «para el medio ambiente»). Sin embargo, casi el 75 por ciento de los alemanes tienen un trayecto de menos de 21 km, lo que significa que la desgravación fiscal sólo es útil para una minoría. Al mismo tiempo, se supone que los precios de la electricidad se reducirán en unos 30 euros al año, pero es difícil verlo como otra cosa que no sea un pequeño y agradable ajuste de los precios de la electricidad, tan abominablemente altos, que surgieron debido a otro activismo medioambiental mal concebido por parte del Gobierno.

Si bien estas «reformas» podrían haber sido, seamos francos al respecto, mucho peor, las reacciones de los huelguistas climáticos son mucho más interesantes – y muestran cuántos de ellos han abandonado el ámbito del debate político racional hace mucho tiempo. El gobierno alemán, en su opinión, por supuesto, no fue lo suficientemente lejos. De hecho, se nos dice que el gobierno demostró ser un mero traidor al mundo, lleno de –como dijo el presidente del Partido Verde- «frialdad» de la que estaba completamente «horrorizado».

Donate today and receive this bookletQué significa «justicia climática»

Lo que los apóstoles del clima de hoy quieren, en cambio, va mucho más allá. Quieren alcanzar la justicia climática, algo que suena similar a otro famoso término de comadreja, a saber, justicia social, y de hecho es aún más similar de lo que uno piensa al principio. Como lo demostró Robert Colvile, Director del Centro Británico de Estudios Políticos, alcanzar este objetivo incluye el abandono total de la energía nuclear y los combustibles fósiles para el año 2030, un esfuerzo bastante costoso por decir lo menos. Los objetivos climáticos también requieren el rechazo de nuevas tecnologías como la geoingeniería y la captura y almacenamiento de carbono. La»justicia» requiere transferencias financieras masivas de los países industrializados al mundo en desarrollo. La «justicia» exige la soberanía alimentaria («mercados de alimentos culturalmente apropiados») y la «agroecología», que significa «un enfoque explícito en las dimensiones sociales y económicas del sistema alimentario», así como «un fuerte enfoque en los derechos de las mujeres, los jóvenes y los pueblos indígenas».

Lo peor de todo es que los «enfoques no mercantiles» son los únicos que se consideran dignos de ser tomados en consideración. De hecho, la propia economía de mercado tiene que ser abolida para detener el calentamiento global. Como dice Colvile, «las ideas detrás del movimiento de huelga climática son fundamentalmente antiliberales».

Afortunadamente, sin embargo, el ecologismo no tiene que ser socialista. No hay nada malo en querer proteger las maravillas naturales y tratar de aliviar los procesos climáticos que destruirían estas maravillas y el sustento de millones, si no de miles de millones de personas. Es comprensible que Greta y otros quieran proteger este mundo.

Para ello, sin embargo, quizás deberían considerar la economía de mercado, su propio enemigo declarado, como el bote salvavidas del mundo. No es sólo que podamos luchar contra la degradación del medio ambiente mientras podamos mantener vivo nuestro sistema capitalista (en la medida en que aún exista). Este sistema capitalista puede ser realmente útil en esa misma lucha. Y en contraste con la «justicia climática» ordenada por el gobierno, la innovación y el progreso tecnológico gracias a los empresarios no traerían consigo un desempleo masivo y grandes dificultades económicas, sino una mayor prosperidad.

Kai Weiss is the Research and Outreach Coordinator at the Austrian Economics Center and a board member of the Hayek Institute. Follow him on Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire